SANTÍSIMA TRINIDAD

Reflexionando y orando

Oración colecta

Dios Padre, que, al enviar al mundo la Palabra de la verdad y el Espíritu de la santificación, revelaste a los hombres tu admirable misterio; concédenos profesar la fe verdadera, conocer la gloria de la eterna Trinidad y adorar su Unidad en poder y grandeza.

Pedro Ruiz Verdú OFM

Los cristianos, junto con los judíos y los musulmanes, proclamamos que el Dios de Abraham, nuestro padre en la fe, es Único. “Creemos en un solo Dios”, decimos todos. Pero nosotros, los cristianos, confesamos también, porque Cristo Jesús nos lo ha revelado, que Jesucristo, el Señor, es el Hijo de Dios, “Dios verdadero de Dios verdadero, de la misma naturaleza que el Padre”; y creemos también en el Espíritu Santo, que es Señor, “ que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria”. ¡Esta es nuestra fe!

Desde el día de nuestro bautismo estamos sellados con el sello de la Santísima Trinidad. Al Dios- Trinidad pertenecemos y del Dios-Trinidad vivimos. Él nos creó. Hacia Él vamos, siendo nuestro camino Cristo Jesús, el Hijo de Dios que, hecho hombre por nosotros, con su muerte en la cruz, nos ha abierto las puertas del cielo.

Jesús nos dijo que el que cumpliese sus mandamientos, el Padre lo amaría y “vendremos a él y haremos morada en él”. Somos templos de Dios, que vive en nosotros. Con respeto, amor y alegría debemos contemplar a Dios viviendo en nosotros.

Toda celebración en la Iglesia, especialmente la Eucaristía, es para gloria de la Santísima Trinidad. Y en Jesús, por Jesús y con Jesús nosotros podemos dar a Dios una alabanza infinita.

“Como somos hijos, Dios Padre envió a nuestros corazones al Espíritu de su Hijo,

que clama: ¡Abba! (Padre)”.  (San Pablo, a los Gálatas 4,6)

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.