DOMINGO DE LA SOLEMNIDAD DEL CUERPO Y DE LA SANGRE DE CRISTO


Reflexionando y orando

Oración colecta
Oh Dios, que en este sacramento admirable nos dejaste el memorial de tu Pasión; te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que experimentemos constantemente en nosotros el fruto de tu redención.

Pedro Ruiz Verdú OFM

Esta oración está dirigida a Jesucristo. En ella recordamos el memorial de su Pasión. No como un simple recuerdo, sino su presencia salvadora, que afirmamos por la fe. Es el misterio inefable, el sacramento de la caridad y de la unidad. Por eso, nos dirigimos a Jesucristo, él que instituyó la Eucaristía en la tarde del Jueves Santo, ante de morir por nosotros en la cruz.. Confiados en su amor le pedimos en primer lugar que nos conceda venerar, respetar y rendir digno culto a la Eucaristía, este misterio de su Cuerpo y de su Sangre. En definitiva: su presencia. Con una consecuencia: experimentar el fruto abundante de su redención; es decir: vivir como hijos de Dios, como hermanos de Jesucristo y conducidos por el Espíritu Santo, en caridad fraterna con todos. Hoy somos invitados a dar gracias por el don inefable de la Eucaristía, a cuya mesa estamos invitados, quedándose siempre con nosotros.
Dice Jesús: “El que come mi Carne y bebe mi Sangre habita en mí y yo en él”

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.