III ADVIENTO (B)

           

            Del Evangelio según San Juan 1, 6-8.19-28

Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: este venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él.  No era él la luz, sino el que daba testimonio de la luz. Y este es el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a que le preguntaran: «¿Tú quién eres?». Él confesó y no negó; confesó: «Yo no soy el Mesías». Le preguntaron: «¿Entonces, qué? ¿Eres tú Elías?». Él dijo: «No lo soy». «¿Eres tú el Profeta?». Respondió: «No». Y le dijeron: «¿Quién eres, para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado? ¿Qué dices de ti mismo?». Él contestó: «Yo soy la voz del que grita en el desierto: “Allanad el camino del Señor”, como dijo el profeta Isaías». Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: «Entonces, ¿por qué bautizas si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?». Juan les respondió: «Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia». Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde Juan estaba bautizando.

1.- Dios sitúa a Juan muy cerca del centro de la Historia de la Salvación, que es Jesús. Juan dice que el Verbo hecho carne es la luz que ilumina a todos los pueblos, porque es el Hijo que vive intensamente la vida de relación con el Señor, el que está en la misma gloria divina. Tantas expectativas tienen los israelitas sobre el Enviado del Señor, y tantas identidades, que al final no aciertan a descubrir al verdadero. Se les escapó, como se fue sin ser aceptado por sus paisanos de Nazaret. Y no lo descubren las autoridades religiosas porque no se presenta como un ser superior, como un supermán. Lo grandioso de Jesús es que revela la salvación divina y la hace presente con una vida sencilla, humilde, plena de amor, que es capaz de darla para la salvación de todos. Jesús es el Mesías humano que aclaman los niños al entrar en Jerusalén montado en una borrica para dar la paz, una paz que, hasta hoy, se resiste a disfrutarla la ciudad santa por antonomasia. No descuidemos de vivir con este estilo de vida para reconocerle en nuestro interior y en los demás.

2.- En tiempos de Jesús, y también durante la primera comunidad cristiana, existían muchos discípulos de Juan que recibieron su bautismo, aprendieron a orar con él y a esperar al enviado por el Señor. El Evangelio relata que algunos discípulos de Juan reconocen el testimonio del Resucitado de los discípulos de Jesús y la revelación de la salvación que entraña su vida y doctrina. Los discípulos de Juan ceden ante Jesús glorificado, pero también porque descubren que su mesianismo cumple las palabras de Isaías, cuando Jesús visita a su pueblo y pronuncia estas palabras en la sinagoga: “El espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido y me ha enviado para anunciar la buena nueva a los pobres, a vendar los corazones heridos y a proclamar el año de gracia del Señor…” (Lc 4,16). Es la misión de la Iglesia y de cada uno de nosotros; no lo olvidemos. La salvación no viene por la fuerza de las armas, ni por el poder y fama de la Iglesia, sino por la capacidad de amor de cada uno de nosotros, los cristianos.

3.- El creyente. Dice Juan que «no es digno de desatar la correa de sus sandalias» del Mesías, una función propia de esclavos.  La percepción del Hijo de Dios por el Bautista le hace consciente de su dignidad, una dignidad que en nada puede compararse con la del Hijo de Dios. Pero la relación que mantiene con Jesús y el reconocimiento de su filiación hace que él haya entrado en la historia de la Salvación. Es una gran lección para todos nosotros. No debemos ocultar el rostro de Jesús. Debemos ser espejos limpios donde se refleje la vida de Jesús, para que el mundo entero pueda acceder a la riqueza insondable que es su vida, y la nuestra no sea un estorbo que impida que los demás crean en él. Hay demasiados escándalos en la Iglesia que apartan a las personas de la fe, y muchos los invocan para justificar su ausencia en la práctica del cristianismo.  No olvidemos que nuestra vida debe orientar a los demás hacia el Señor de la paz y el bien.

 

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.