1 DE ENERO. SANTA MARÍA MADRE DE DIOS
Reflexionando y orando


Oración colecta

Dios y Señor nuestro, por la maternidad virginal de María entregaste a los hombres los bienes de la salvación; concédenos experimentar la intercesión de aquélla de quien hemos recibido a tu Hijo Jesucristo, el autor de la vida. Él que vive y reina por los siglos de los siglos.

P. Ruiz Verdú OFM

El día primero del año civil la Iglesia dirige su mirada a la Madre de Jesús, la que de modo virginal lo dio a luz. Con esto nos manifiesta su deseo de que todos los cristianos pongamos bajo la mirada de María, nuestra Madre, el año que comenzamos.
En la oración colecta recordamos, y así se lo manifestamos a Dios, que los bienes de la salvación que Él nos ha otorgado nos han venido por la maternidad virginal de María.
Puesto el motivo de nuestra oración, le pedimos a nuestro Dios y Señor que experimentemos la intercesión de María. Se trata de sentir profundamente en nuestro interior la experiencia de la presencia de la Madre de Jesús en nosotros y con nosotros, de sentirnos conducidos por ella y protegidos de los atractivos del mal.
Otra razón más que motiva nuestro atrevimiento ante Dios: María nos ha dado al Hijo de Dios hecho hombre y por este misterio está ella tan unida a Dios que todo lo que le pedimos pasa por ella y es presentado por Jesús al Padre. Dios Padre nos lo concede.
María,
Queremos caminos blancos
de paz y felicidad,
donde las armas no suenen.
¡El Señor nos bendiga y nos guarde!

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.