BAUTISMO DE JESÚS

Reflexionando y orando

Oración colecta

Dios todopoderoso y eterno, que en el bautismo de Cristo en el Jordán, quisiste revelar solemnemente que Él era tu Hijo amado enviándole tu Espíritu Santo; concede a tus hijos de adopción, renacidos del agua y del Espíritu Santo, la perseverancia continua en el cumplimiento de tu voluntad. Amén.

Pedro Ruiz Verdú OFM

Jesús fue al río Jordán para ser bautizado por Juan el Bautista. Y allí tuvo lugar la extraordinaria manifestación, por obra de Dios Padre, de quién es Jesús: este Hombre, nacido pobre en Belén, es su Hijo amado y predilecto, sobre quien envía el Espíritu Santo, y así pueda cumplir la misión para la cual ha sido enviado.

Por Jesús, el Hijo de Dios, hemos sido adoptados como hijos, una adopción real y verdadera; adopción que se nos regaló el día de nuestro bautismo, cuando nacimos de nuevo por el agua y el Espíritu Santo, cuando en nombre de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, se derramó sobre nosotros el agua de la salvación.

Por esto, porque somos hijos, nos atrevemos a pedirle la perseverancia continua en el cumplimiento de su voluntad. La debilidad es una de nuestras constancias y sin la ayuda divina  no nos es posible cumplir siempre su voluntad. Este es el motivo de nuestra petición, que debemos hacer con la confianza de que será atendida porque somos hijos de Dios en Cristo Jesús.

Apenas se bautizó Jesús, se abrió el cielo,

y el Espíritu Santo se posó sobre él.

Y se oyó la voz del Padre que decía:

Este es mi Hijo, el amado, mi predilecto.

 

EPIFANÍA DEL SEÑOR

Reflexionando y orando

Oración colecta

Señor, tú que en este día revelaste a tu Hijo Unigénito por medio de una estrella a los pueblos gentiles; concede a los que ya te conocemos por la fe poder gozar un día, cara a cara, de la felicidad infinita de tu gloria. Amén.

 

Dios no se da a conocer a todos del mismo modo. El nacimiento de Jesús fue anunciado a los pastores por medio de los ángeles. Los pastores eran judíos y por las Sagradas Escrituras habían oído hablar de la existencia de los ángeles. Los Magos, que de lejos venían a adorar a un recién nacido rey, eran gentiles y les fue revelada la misma verdad que a los pastores por medio de una estrella, acostumbrados como estaban a contemplar y estudiar los signos de las estrellas.

La primera parte de la oración es como una acción de gracias que nosotros, gentiles por nacimiento, dirigimos a Dios Padre por habernos revelado a su Hijo Unigénito Jesucristo sirviéndose de los medios a nuestro alcance.

En la segunda parte, poseedores de la fe por gracia, por la cual ya conocemos a Dios, le pedimos que lleguemos a gozar un día, cara a cara en diálogo con Él,  de la felicidad infinita de su gloria, para la cual hemos sido creados. Por Jesús nuestro Salvador.

Cristo se nos ha manifestado en nuestra carne mortal

para hacernos partícipes de la gloria de su inmortalidad.

 

 

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.