500 años de la muerte del Cardenal Cisneros, franciscano

(1436-1517)

 

P. Riquelme Oliva OFM
Instituto Teológico de Murcia OFM
Pontificia Universidad Antonianum

Acabamos de celebrar el V Centenario de la muerte del cardenal Cisneros en el pasado año de 2017, uno de los personajes más insignes de la Historia de España. Francisco Jiménez de Cisneros,​ franciscano, cardenal, arzobispo de Toledo, primado de España, inquisidor general de Castilla, gobernador del reino de Catilla en dos ocasiones y reformador antes que Lutero. “Es el mayor hombre de Estado que ha tenido España. Si Cisneros hubiera vivido diez años más el panorama de España hubiera cambiado radicalmente”. Fue un hombre moderno “quizás el más perspicaz y progresista de la Europa de su tiempo”. Hasta los historiadores franceses no dudan en afirmar la superioridad del cardenal Cisneros con el cardenal Richelieu. (Hispanista Josep Pérez).

Confesor de Isabel la Católica y arzobispo de Toledo

Tenía más de 50 años cuando en 1492 la reina Isabel lo llama para hacerle su director espiritual, ocupación que compaginó con la dirección de la Orden franciscana en Castilla, en la que introdujo un vigoroso espíritu de renovación. Tres años más tarde, con la muerte del cardenal Mendoza, se ve convertido en arzobispo de Toledo, “ante la sorpresa y revuelo de nobles y magnates eclesiásticos, ofendidos por el acceso a tan encumbrado puesto de un plebeyo!” (F. García de Cortazar).

Impulsor de la cultura y de la educación en la sociedad hispana

Estaba firmemente convencido que la elevación cultural de la jerarquía eclesiástica y del clero repercutiría en la mejora de la educación religiosa de los fieles. La reforma de la Iglesia española era uno de los fundamentos de la política de los Reyes Católicos, comprometidos en la tarea de crear el Estado Moderno que se afirmaría en la unidad religiosa y en la transformación de su estructura medieval. Una religiosidad moderna acorde con el ambiente del humanismo renacentista y a tono con el espíritu de los tiempos. El cardenal franciscano se erige en el representante eximio de la prerreforma española, de un anhelo de renovación permanente, inseparable de la conciencia cristiana. De ahí que entre sus amigos se encontraran fervorosos alumbrados, mujeres con fama de santidad  y discípulos de Erasmo, que colaboraron con él en sus empresas culturales y de mecenazgo.

Universidad de Alcalá y Biblia Políglota

Durante su vida participó en todo lo que se hizo durante el reinado de los Reyes Católicos y contribuyó de forma decisiva a la configuración del nuevo Estado. Reformó la vida religiosa, que había caído en una gran relajación moral y una variedad intelectual. Supo ver que toda renovación empezaba por la educación y, sin ser un erudito, fundó en Alcalá de Henares una de las instituciones que más ha influido en la cultura española: la Universidad Cisneriana. Tanto la Universidad como la obra más querida de Cisneros, la Biblia Políglota Complutense, en la que colaboró Antonio de Lebrija, fueron sobre todo instrumentos puestos al servicio de la necesaria formación del clero y de la mejor comprensión de la Sagradas Escrituras. El papa León X autorizó la Biblia en 1520, y se distribuyó a partir de 1522.

                Mesianismo franciscano

Durante los años de 1509-1510, el cardenal Cisneros alcanza lo que siempre había sido un sueño alimentado en las corrientes del mesianismo franciscano y en la inspiración de Isabel la Católica: la reconquista de los territorios cristianos, que pertenecieron al Imperio Romano, cuna y diócesis de San Agustín y puerta anhelada de Tierra Santa, con la recuperación de Mazalquivir, Orán, Bugía y Trípoli.

                Regencia del reino de España

                Fernando el Católico, a la hora de morir en 1516, no dudó en encomendar al cardenal Cisneros la regencia de su reino hasta llegada de su nieto Carlos de Habsburgo. Lamentablemente no pudo transmitir al inexperto Carlos su idea de la política, tan distinta de la concepción  patrimonial y dinástica en la que este se había educado, pues la muerte le vino cuando iba a su encuentro, ocho días después de que Lutero expusiese en Wittenberg las proposiciones que habrían de dar origen a su ruptura con la Iglesia.

Como apunta el historiador F. García de Cortázar, el V Centenario de Cisneros debería servir para mostrar que la unidad de España no solo se asienta en el respeto a un texto legal de coyuntura sino en la conciencia de haber vivido una iniciativa común sin que la civilización entera tendría otro sentido. Lástima que el Gobierno español deje pasar la efeméride descuidando a quienes nos encaminaron hacia una patria hermosa pronunciada desde todas la ideologías, defendida desde todas las culturas, evocada desde todas las tradiciones y ello nos exige el recuerdo emocionado de nuestros próceres y la severa amonestación contra quienes parecen haberlos olvidado”.

 

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.