DOMINGO IVº DEL TIEMPO ORDINARIO

Reflexionando y orando

Oración colecta

Señor, concédenos amarte con todo el corazón y que nuestro amor se extienda, en consecuencia, a todos los hombres. Por Jesucristo nuestro Señor.

P. Ruiz Verdú OFM

Hay que estar atentos a esta primera oración con la que iniciamos la celebración de la Eucaristía. Pedimos a nuestro Buen Dios que nos conceda ser fieles al programa de nuestra vida cristiana: amarle con todo el corazón. Amor que es adoración, reconocimiento de que Dios es absolutamente siempre el primero. La prioridad en nuestra vida es el Dios viviente.

Si vivimos bajo la mirada amorosa de Dios y dentro de su amor; si nuestro obrar se inspira en el suyo; si lo contemplamos como Padre que siempre nos ama, el mandamiento del amor que Jesús nos dejó como tarea de todos los días, entonces todos somos hijos de un mismo Padre, y, en consecuencia, todos somos hermanos, y nuestro amor no debe ser de sentimiento, sino real, manifestado con las obras. Así sea.

 

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.