III PASCUA (B)

 

                                Del Evangelio según San Lucas 24,35-48.

                En aquel tiempo contaban los discípulos lo que les había acontecido en el camino y cómo reconocieron a Jesús en el partir el pan. Estaban hablando de estas cosas, cuando él se presentó en medio de ellos y les dice: «Paz a vosotros». Pero ellos, aterrorizados y llenos de miedo, creían ver un espíritu. Y él les dijo: «¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro corazón? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un espíritu no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo». Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Pero como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo: «¿Tenéis ahí algo de comer?». Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos. Y les dijo: «Esto es lo que os dije mientras estaba con vosotros: que era necesario que se cumpliera todo lo escrito en la Ley de Moisés y en los Profetas y Salmos acerca de mí». Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras. Y les dijo: «Así está escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se proclamará la conversión para el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto. Mirad, yo voy a enviar sobre vosotros la promesa de mi Padre; vosotros, por vuestra parte, quedaos en la ciudad hasta que os revistáis de la fuerza que viene de lo alto».

1.- En esta aparición se describe la identidad del Resucitado. Lucas (24,36-49) narra la aparición a los Once al final de su Evangelio y como intento de síntesis. La sitúa en Jerusalén y al atardecer del primer día de la semana (cf  Lc 24,29). Comienza una época nueva, en el mismo lugar donde se acabó la historia de Jesús. Jesús resucitado invita a los discípulos a que le vean y le toquen. La finalidad es que le identifiquen como el que vivió con ellos durante su ministerio en Palestina, y la prueba mayor está en las señales de los clavos con los que le fijaron en la cruz y que permanecen en las manos y en los pies. No es, pues, Jesús resucitado un espíritu venido del mundo celeste y que origina una manifestación teofánica que causa pavor, sino el maestro que escucharon y siguieron por Palestina. Además Jesús come ante ellos. La acción no es una manifestación de fraternidad, como sucedió cuando el grupo compartía la vida en la proclamación del Reino, sino una muestra, un signo, una ilustración de que su identidad corpórea no desaparece por el hecho de que haya entrado en la dimensión divina de la existencia. La mejor prueba para demostrar que es Jesús y no otro ser, es comer y beber, como necesitan hacer todos los humanos para confirmar que son tales.— Cuando los discípulos reconocen al Resucitado, pasan del miedo al gozo. Es él mismo, y pueden seguir relacionándose como cuando vivía con ellos en Galilea. Entonces, como ha hecho con los discípulos de Emaús, les aclara el sentido de su vida, ya explícitamente leída desde Dios: «Esto es lo que os decía cuando todavía estaba con vosotros: que tenía que cumplirse en mí todo lo escrito en la Ley de Moisés y en los Profetas y en los Salmos. Entonces les abrió la inteligencia para que comprendieran la Escritura» (Lc 24,44-45). No es nada fácil que comprendan que el Mesías tenía que padecer y morir, sobre todo habiendo vivido la mentira de la causa histórica por la que Pilato lo mandó a la cruz: la pretensión de ser rey de los judíos; y la maldad de los Sumos Sacerdotes de cambiar dicha causa: su acusación fue la distancia crítica que Jesús estableció con el centro espiritual y social de Israel: el templo.

2.-  Jesús envía a sus discípulos a predicar a todas las naciones en la aparición según Marcos y Mateo, pero aquí, en Lucas, sigue otra orientación, más concreta y muy en la línea de su comportamiento histórico: «Y añadió: Así está escrito: que el Mesías tenía que padecer y resucitar de la muerte al tercer día; que en su nombre se predicaría penitencia para el perdón de los pecados a todas las naciones, empezando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de ello» (Lc 24,46-48). La doble responsabilidad de la comunidad apostólica es invitar a todos los pueblos a hacer  penitencia para que consigan el perdón de sus pecados. Por tanto, la misión tiene como objetivo la salvación de los hombres, profetizada por Simeón (cf Lc 2,30-32), proclamada por Jesús en todo su ministerio y cuya prueba última la ha ofrecido en la cruz al llevar a la gloria a un crucificado y perdonar a sus verdugos (cf Lc 23,24.43). El mandato de la misión significa que su presencia salvadora se prolongue a lo largo de la historia. Los discípulos, como testigos de su vida y su resurrección (cf Hech 1,21-22), son imprescindibles para ello, pero con la condición de que reciban el Espíritu: «Yo os envío lo que el Padre prometió. Vosotros quedaos en la ciudad hasta que desde el cielo os revistan de fuerza» (Lc 24,49).

                3.- Jesús de Nazaret y la persona que se aparece a los Once es la misma. Y los discípulos van a ser los que garantizarán esta verdad. Por consiguiente, Jesús se aparece con el saludo tradicional de la misión, pero que ahora se fundamenta en la resurrección: «La paz esté con vosotros». Es lo que les dijo cuando envió a los setenta y dos: «Cuando entréis en una casa, decid primero: Paz a esta casa. Si hay allí gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz» (Lc 10,5-6par); porque la paz es el deseo de Dios para Israel, deseo que le comunica por medio del Mesías (cf Hech 10,36).― La paz es una cuestión interna de cada persona; y es un tema familiar y social. Para ambas dimensiones necesitamos el mensaje que Jesús los encarga a los discípulos que extiendan por todas las culturas: el perdón de los pecados. Perdón que es el fruto de la revelación de un Dios que es amor misericordioso y de una penitencia personal que haga que el amor divino penetre en nuestra vida. Y conforme vaya apoderándose el amor de nuestro corazón, tendremos paz y comunicaremos la paz a nuestros familiares y amigos y a las instituciones sociales que servimos.

 

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.