DOMINGO DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR
Reflexionando y orando

Oración colecta

Oh Dios, cuyo Hijo asciende hoy a los cielos en presencia de los apóstoles, concédenos, según su promesa, que permanezca siempre con nosotros en la tierra y que nosotros merezcamos vivir con él en el cielo.

P. Ruiz Verdú OFM

Imaginemos que también nosotros, como los discípulos, nos hemos reunido en torno a Jesús. Ellos, los discípulos, piensan aún en la restauración de la soberanía de Israel. Pero Jesús dirige sus mentes y deseos a otra realidad. Ellos han de esperar a que les envíe el Espíritu Santo y después ponerse en camino para anunciar a todas las gentes todo lo que han vivido con Jesús. Lo que ellos desean es cosa que el Padre realizará a su tiempo.
Jesús ha llevado a cabo la obra que el Padre le encomendó. Es la hora de volver al Padre y en presencia de sus discípulos Jesús asciende a los cielos. La Iglesia conoce la promesa de que estará con ella hasta el fin de los tiempos, y así se lo pide en la oración a Dios Padre. Pero al mismo tiempo, nosotros le pedimos a Dios, que en su bondad, nos ayude a merecer vivir en el cielo con Jesús.
No perdamos la esperanza de llegar. Por eso, de entrada, se nos dice: “Jesús, que os ha dejado para subir al cielo volverá como lo habéis visto marcharse” (Antífona de entrada)

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.