SANTÍSIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO 

Oración sobre las ofrendas

Señor, concede propicio a tu Iglesia los dones de la paz y de la unidad, místicamente representados en los dones que hemos ofrecido. Por Jesucristo, nuestro Señor.

P. Ruiz Verdú OFM

Con los ojos de nuestro rostro solo vemos pan y una copa que contiene un poco de vino. Si nos dejamos llevar por lo que vemos (pan y vino), san Pablo nos dirá que la persona carnal no entiende las cosas del Espíritu. Pero si nos dejamos conducir por la fe, entonces Jesús nos dice: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día” (Jn 6, 54). ¡Vida eterna!
Iluminados por la fe y unidos a la misma fe de la Iglesia, afirmamos que la Eucaristía es el gran don de la paz y de la unidad, que Dios nos ofrece diariamente para que, tanto individualmente como comunidad, unidos a Cristo Jesús, trabajemos por nuestra paz interior y de relación, y para que la sociedad crezca en armonía. Si vivimos de la fe, hagamos visibles los frutos de la fe.
Dice Jesús: “Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo;
el que coma de este pan vivirá para siempre” (Jn 6,51)

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.