X Domingo del Tiempo Ordinario

Oración sobre las ofrendas

Mira complacido, Señor, nuestro humilde servicio, para que esta ofrenda sea grata a tus ojos y nos haga crecer en el amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.

P. Ruiz Verdú OFM

Al presentar nuestras ofrendas: pan y vino, juntamente con los deseos de nuestro corazón, debemos reconocer quiénes somos, de quién hemos recibido los dones que presentamos y quién nos ha inspirado nuestros buenos deseos. Y humildemente pedirle a Dios que los “mire”, que los acepte: “mira complacido”. La alegría de Dios viendo cómo sus hijos presentan en el altar unas ofrendas que le agradan y con ellas sólo pretendemos “crecer en el amor”. Una actitud fundamental: acercarse a Dios con humildad, con verdad; una petición esencial: crecimiento en los dos amores, a Dios y al prójimo.
Esforcémonos por conocer al Señor que es amor,
y si permanecemos en el amor,
permanecemos en Dios y Dios en nosotros,

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.