DOMINGO XII DEL TIEMPO ORDINARIO

Reflexionando y orando

Oración colecta

Concédenos tener siempre, Señor, respeto y amor a tu santo nombre, porque jamás dejas de dirigir a quienes estableces en el sólido fundamento de tu amor. Por Jesucristo.

P. Ruiz Verdú OFM

Nos olvidamos muy frecuentemente del segundo mandamiento de la ley de Dios: “No tomarás el  Nombre del Señor en vano”, porque el Nombre del Señor es santo, y por lo tanto el cristiano , que ha sido bautizado en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, no debe olvidar ni tomar a la ligera ese Nombre que fue pronunciado sobre él, siendo consagrado a la Santísima Trinidad. El cristiano, a partir del bautismo, pertenece a Dios, cuyo Nombre debe respetar. “Concédenos  tener siempre respeto y amor a tu santo nombre”: cualquier clase de blasfemia se opone directamente al segundo mandamiento. Por eso le pedimos al Señor que, ya que estamos fundamentados en su amor, nos conceda la gracia de tener la valentía necesaria de no ceder nunca  por temor a los impulsos o provocaciones contra el respeto y amor que le debemos al santo Nombre de Dios.

El Espíritu de la Verdad da testimonio de Jesús y nosotros, que somos cristianos, también debemos dar testimonio.

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.