XVII DOMINGO (B)

Del Evangelio según San Juan 6,1-15.
En aquel tiempo, Jesús se marchó a la otra parte del mar de Galilea (o de Tiberíades). Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacía con los enfermos. Subió Jesús entonces a la montaña y se sentó allí con sus discípulos.
Estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús entonces levantó los ojos y, al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: «¿Con qué compraremos panes para que coman estos?». Lo decía para probarlo, pues bien sabía él lo que iba a hacer. Felipe le contestó: «Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo». Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dice: «Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero ¿qué es eso para tantos?». Jesús dijo: «Decid a la gente que se siente en el suelo». Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron; solo los hombres eran unos cinco mil. Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados, y lo mismo todo lo que quisieron del pescado. Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: «Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se pierda». Los recogieron y llenaron doce canastos con los pedazos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido. La gente entonces, al ver el signo que había hecho, decía: «Este es verdaderamente el Profeta que va a venir al mundo». Jesús, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró otra vez a la montaña él solo.

1.- Jesús enseña con compasión y misericordia a las ovejas abandonadas de Israel, compasión que también abarca a la multitud extenuada y con hambre: «Me da lástima esa gente, pues llevan tres días junto a mí y no tienen qué comer» (Mc 8,2). Jesús manda a los discípulos que les provean de comida con la intención de mostrarles su impotencia y hacerles ver que no es solución que la misma gente se pueda abastecer de comida. Con el dinero que tienen es imposible comprar comida para tanta gente. Le dicen que un muchacho tiene cinco panes de cebada y dos peces. El pan de trigo o cebada (cf Jn 6,9) es el alimento base de la población pobre, y el pescado es lo que se añade, lógicamente, en las riberas del lago. Todo esto crea y prepara la situación para el milagro.— El texto que trae la liturgia de hoy es del Evangelio de Juan, aunque tiene referencias a las dos redacciones de Marcos, que usa una tradición parecida pero no directamente dependiente. El signo de la multiplicación de los panes, según Juan, es para que el pueblo perciba que es el profeta esperado; sin embargo, para Marcos es para que los discípulos «vean» y «comprendan» a Jesús; y comienzan a «entreverlo» con la confesión de Pedro: «Tú eres el Mesías» (8,29). Los Evangelios relacionan entonces los títulos de profeta, mesías, rey, títulos que la comunidad cristiana dará a Jsesucristo.

2.- «Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados; lo mismo todo lo que quisieron del pescado». Los gestos y palabras de Jesús evocan el rito que el padre de familia hace al partir el pan en la comida. Es una oración en la que se suele incluir la acción de gracias, la bendición y la alabanza, en las que actúa la relación de Dios a los hombres y de los hombres a Dios a partir, y con ocasión, de las cosas y acciones que mantienen y defienden la vida humana. El pan suele tener la amplitud de un plato, y el primer trozo se lo come quien lo bendice y lo distribuye. Y hay tal cantidad, que sobraron doce canastas. Este dato señala la magnitud del milagro y lo que es más importante: la participación en la mesa de Jesús de toda clase de gente; todo el mundo tiene cabida, sea de la condición que fuere. Es la dimensión universal del Dios del Reino que ofrece la enseñanza y el pan, es decir, la vida.

3.- El milagro trata de la comida de los hombres, y entendida como un don de Dios. Él da el alimento esencial para vivir, el pan, que resume la subsistencia de todo hombre (cf Gén 37,25); el pescado se une al pan y al agua como tantas hierbas y carnes que los acompañan. Esta comida, como ofrenda de Dios, fundamenta la comunión entre los humanos, porque hace posible la amistad (cf Gén 43,25-34), la hospitalidad (cf Jue 19,20-21) y el perdón (cf 2Sam 9,7). La potencia de Dios cubre las necesidades del hombre cuando la creación y el trabajo no dan para comer, pero con una misma perspectiva: la comida es siempre un don, que sobreabundará en el banquete del Reino, y será como cuando Jeremías comunica a los desterrados: «Y vendrán entre aclamaciones a la altura de Sión, afluirán hacia los bienes del Señor: trigo y vino y aceite, y rebaños de vacas y ovejas; su alma será como huerto regado, no volverán a desfallecer» (Jer 31,12). Es la misión de los cristianos para los 870 millones de personas contabilizados que pasan hambre.

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.