XX Domingo del Tiempo Ordinario

Oración sobre las ofrendas
Acepta, Señor, nuestras ofrendas en las que vas a realizar un admirable intercambio, para que, al ofrecerte lo que tú nos diste, merezcamos recibirte a ti mismo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Pedro Ruiz Verdú OFM

Cristo Jesús nos dijo que se nos daba en alimento y bebida bajo las especies de pan y vino. Y es pan y vino lo que nosotros ponemos sobre el altar. Son nuestras ofrendas. Nada tenemos mejor que ofrecer a Dios en este momento de la celebración que tengan relación visual con lo dicho por Jesús: comer su carne y beber su sangre. No interpretemos las palabras de Jesús en sentido material. Pero sí tenemos que presentarle el pan y el vino que él nos ha dado, para que realice el admirable intercambio que nos permita recibirle a él mismo.
Dice Jesús: “Mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida”.
(Esto es la Eucaristía). “El que come mi carne y bebe mi sangre, habita en mí
y yo en él” (Así actúa Jesús en aquel que le recibe)

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.