XXIII Domingo del Tiempo Ordinario

Oración sobre las ofrendas

Oh Dios, autor de la piedad sincera y de la paz, te pedimos que con esta ofrenda veneremos dignamente tu grandeza y nuestra unión se haga más fuerte por la participación en este sagrado misterio. Por Jesucristo, nuestro Señor

P. Ruiz Verdú OFM

Dios nos hace partícipes de sus dones. En la oración sobre las ofrendas de este domingo recordamos que Él es el autor de la piedad sincera, disposición necesaria para participar de la Eucaristía. No estamos frente al altar porque sí, sino para que nuestra unión con Cristo Jesús se haga más fuerte y recibamos de él la paz que nos prometió. La sinceridad en la piedad, en la atención, excluye cualquier aburrimiento y preocupación y vence las distracciones, dando prioridad siempre a Dios y a su Palabra. La ofrenda va unida a una petición: aprender a admirar la grandeza de Dios, glorificándole por las maravillas que diariamente realiza en nosotros y en la creación: estas maravillas que contemplamos con nuestros ojos. Y, como todos participamos de la misma mesa del Señor, crezca nuestra unión fraterna.
Señor, tú eres la luz del mundo;
el que te sigue no camina en tinieblas,
porque la luz de la vida le ilumina.

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.