XXIV Domingo del Tiempo Ordinario

Oración sobre las ofrendas

Sé propicio a nuestras súplicas, Señor, y recibe complacido estas ofrendas de tus siervos, para que la oblación que ofrece cada uno en honor de tu nombre sirva para la salvación de todos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

P. Ruiz Verdú OFM

Comenzamos con una petición: que el Señor se digne mirar favorablemente nuestras peticiones. ¿De qué clase son las peticiones que presentamos al Señor cuando nos reunimos para celebrar la Eucaristía? ¿Qué relación existe entre el pan y el vino que hemos puesto sobre el altar y nuestras súplicas? Cada uno de nosotros ha traído las suyas, tal vez las que más le preocupan. Sin embargo, la oración de la Iglesia nos invita a que presentemos aquéllas que sirven para la salvación de todos. Es petición en favor de todos. Es por todos los que celebramos el misterio pascual de Jesús. Por quienes se ofreció al Padre en la cruz. Y es por los que se hace presente en el altar, dándose en comida y bebida.
¿Quién es Jesús para ti?
¿De qué le sirve a uno decir que es cristiano,
si sus obras no son las de un cristiano?

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.