V Domingo T. O.

Oración después de la comunión
Oh Dios, que has querido hacernos partícipes de un mismo pan y de un mismo cáliz, concédenos vivir de tal modo que, unidos en Cristo, fructifiquemos con gozo para la salvación del mundo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Pedro Ruiz Verdú OFM

Siempre que nos acercamos a comulgar recordemos que es Dios quien nos invita. A todos nos ofrece el mismo alimento, su Hijo, y en todos desea Dios que produzca fruto abundante, no llevados por la inercia o la costumbre, sino con gozo, conscientes, sabiendo que todo lo bueno que hacemos durante la semana es consecuencia de haber asistido y participado de la Santa Misa el domingo, según lo que nos recuerda san Pablo: cualquier cosa que hagáis, por muy insignificante que sea, hacedlo todo en nombre del Señor Jesús, unidos a él. Que no se trata de hacerlo sólo para nuestro bien personal, sino como nos dice la oración: para la salvación del mundo.
Demos gracias al Señor por su misericordia,
por las maravillas que realiza en nosotros.
Dichosos somos si tenemos hambre y sed de la salvación,
Dios nos saciará.

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.