Domingo XXV. No podéis servir a dos señores

Domingo XXV. No podéis servir a dos señores

XXV DOMINGO (C) Del Evangelio según San Lucas 16,1-13. En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: [«Un hombre rico tenía un administrador, a quien acusaron ante él de derrochar sus bienes. Entonces lo llamó y le dijo: “¿Qué es eso que estoy oyendo de ti? Dame...
Domingo XXIV T.O. Misericordia de Dios

Domingo XXIV T.O. Misericordia de Dios

XXIV DOMINGO (C) Del  Evangelio según San Lucas 15,1-10. Solían acercarse a Jesús todos los publicanos y los pecadores a escucharlo.  Y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: «Ese acoge a los pecadores y come con ellos». Jesús les dijo esta parábola:...
Domingo XXIII. Seguir a Jesús con la cruz

Domingo XXIII. Seguir a Jesús con la cruz

XXIII DOMINGO (C)       Del Evangelio según San Lucas 14,25-33. En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús; él se volvió y les dijo: «Si alguno viene a mí y no pospone a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a...
Domingo XXII: Cuando des un banquete, invita a los pobres.

Domingo XXII: Cuando des un banquete, invita a los pobres.

XXII DOMINGO (C)             Del Evangelio según San Lucas 14,1.7-14. Entró Jesús un sábado en casa de uno de los principales fariseos para comer, y ellos le estaban espiando. Notando que los convidados escogían los primeros puestos, les decía una parábola: «Cuando te...
Domingo XXI T.O. (C). Entrad por la puerta estrecha

Domingo XXI T.O. (C). Entrad por la puerta estrecha

XXI DOMINGO (C) Del Evangelio según San Lucas 13,22-30. En aquel tiempo, Jesús, pasaba por ciudades y aldeas enseñando y se encaminaba hacia Jerusalén. Uno le preguntó: «Señor, ¿son pocos los que se salvan?». Él les dijo: «Esforzaos en entrar por la puerta estrecha,...
Domingo XX T.O. No se puede pactar con el mal

Domingo XX T.O. No se puede pactar con el mal

XX DOMINGO (C)               Del  Evangelio según San Lucas 12,49-53. En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «He venido a prender fuego a la tierra, ¡y cuánto deseo que ya esté ardiendo! Con un bautismo tengo que ser bautizado, ¡y qué angustia sufro hasta...