Domingo XXIX: Oración después de la comunión

Domingo XXIX: Oración después de la comunión

XXIX Domingo T.O Oración después de la comunión Señor, haz que nos sea provechosa la celebración de las realidades del cielo, para que nos auxilien los bienes temporales y seamos instruidos por los eternos. Por Jesucristo, nuestro Señor. P. Ruiz Verdú OFM Las...
Domingo XXVIII. Oración después de la comunión

Domingo XXVIII. Oración después de la comunión

XXVIII Domingo   Oración después de la comunión Señor, pedimos humildemente a tu majestad que, así como nos fortaleces con el alimento del santísimo Cuerpo y Sangre de tu Hijo, nos hagas participar de su naturaleza divina. Por Jesucristo, nuestro Señor. P. Ruiz...
Domingo XXVII. Oración después de la comunión.

Domingo XXVII. Oración después de la comunión.

XXVII Domingo T.O.   Oración después de la comunión Concédenos, Dios todopoderoso, que nos alimentemos y saciemos en los sacramentos recibidos, hasta que nos transformemos en lo que hemos tomado. Por Jesucristo, nuestro Señor.   P. Ruiz Verdú OFM Hemos...
Domingo XXVI: Oración después de la comunión

Domingo XXVI: Oración después de la comunión

XXVI Domingo T.O Oración después de la comunión Señor, que el sacramento del cielo renueve nuestro cuerpo y espíritu, para que seamos coherederos de la gloria de aquel cuya muerte hemos anunciado y compartido. Por Jesucristo, nuestro Señor. P. Ruiz Verdú OFM...
Domingo XXIV T.O. Oración después de la comunión

Domingo XXIV T.O. Oración después de la comunión

XXIV Domingo T.O Oración después de la comunión Te pedimos, Señor, que el fruto del don del cielo penetre nuestros cuerpos y almas, para que sea su efecto, y no nuestro sentimiento, el que prevalezca siempre en nosotros. Por Jesucristo, nuestro Señor. P. Ruiz Verdú...
Domingo XXIII. Oración después de la comunión

Domingo XXIII. Oración después de la comunión

XXIII Domingo T.O Oración después de la comunión Concede, Señor, a tus fieles, alimentados con tu palabra y vivificados con el sacramento del cielo, beneficiarse de los dones de tu Hijo amado, de tal manera que merezcamos participar siempre de su vida. Él, que vive y...