XXXII DOMINGO (B)

 

            Del Evangelio según San Marcos 12,38-44.

            En aquel tiempo, enseñaba Jesús a la multitud y les decía: «¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en las plazas, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y devoran los bienes de las viudas y aparentan hacer largas oraciones. Esos recibirán una condenación más rigurosa». Estando Jesús sentado enfrente del tesoro del templo, observaba a la gente que iba echando dinero: muchos ricos echaban mucho; se acercó una viuda pobre y echó dos monedillas, es decir, un cuadrante. Llamando a sus discípulos, les dijo: «En verdad os digo que esta viuda pobre ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero esta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir».

            1.-  Jesús se muestra muy crítico con los estudiosos de la Ley por su pretensión de poder y prestigio. Utilizan la Palabra del Señor para encaramarse por encima de los derechos de los colectivos más débiles. Y sentencia que no quedarán impunes por su actitud y actividad hipócrita. Marcos enlaza la primera parte del texto ―devoran los bienes de las viudas y rezan con ostentación― con la segunda. La escena presenta ahora, no a los hombres sabios, ricos y engreídos, sino a una mujer viuda y pobre. En la sala del tesoro del atrio de las mujeres echa un lepton, un cuadrante en moneda romana, un céntimo de euro en nuestra moneda; y es todo lo que tiene; es decir, se entrega a sí misma al Señor, como otras viudas famosas del AT: la de Sarepta (cf 1Re 17,9-10;), la viuda Judit (cf Jdt 9), etc. Es la otra cara de la moneda de los representantes de la vida religiosa del pueblo.

2.-   Recordamos una sentencia de Jesús: «Quien quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará» (Mc 8,35par). La actitud de los estudiosos de la Ley muestra que su vida está asentada en los honores, la ambición, el poder y el dinero. Lo que recuerda al rico que acumula una gran cosecha para darse una vida segura y placentera, sin calcular que va a ser el más rico del cementerio (cf Lc 12,16ss). La actitud de una persona fundada en la Providencia divina es mucho más segura y perdurable; es la que expresa la viuda, cuyo capital no va a servir para mantener las paredes y los oficios del templo, pero sí para descubrir el auténtico rostro de Dios: «Tanto amó Dios al mundo que entregó a su propio Hijo para que el que crea en él tenga vida eterna……» (Jn 3,16).

3.- Recordamos las tres tentaciones que tuvo Jesús a lo largo de su ministerio. Son las situaciones que observamos a nuestro alrededor y que experimentan muchas personas: vivir por el poder, vivir sin compromisos y responsabilidades, exhibir lo que tenemos o exhibir lo que somos para llamar la atención y ser el centro de nuestras familias, de nuestro trabajo, de la sociedad. La viuda no va por ahí, ni Dios está ahí y, por consiguiente, no se le va a encontrar en tales personas y personajes. Dios camina en las personas sencillas y responsables de sus familias, de sus compromisos sociales, que rezan sin ostentación; porque comunicarse con Dios es darse y ser fiel a los demás.

 

 

 

 

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.