III DOMINGO (C) 

                        Del Evangelio según San Lucas  1,1-4; 4,14-21.

            Ilustre Teófilo: Puesto que muchos han emprendido la tarea de componer un relato de los hechos que se han cumplido entre nosotros, como nos los transmitieron los que fueron desde el principio testigos oculares y servidores de la palabra, también yo he resuelto escribírtelos por su orden, ilustre Teófilo, después de investigarlo todo diligentemente desde el principio, para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido.

            Jesús volvió a Galilea con la fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca. Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan. Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el rollo del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a evangelizar a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista; a poner en libertad a los oprimidos; a proclamar el año de gracia del Señor». Y, enrollando el rollo y devolviéndolo al que lo ayudaba, se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos clavados en él. Y él comenzó a decirles: «Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír».

 

1.-  Lucas dedica a Teófilo el Evangelio que ha escrito, una vez que ha examinado las fuentes consultadas: el Evangelio de Marcos, los dichos de Jesús, las que transmite su comunidad cristiana, etc. A todo ello le da su orientación personal: la defensa de los pobres, de las mujeres, de la misericordia y bondad del Señor, etc.―  El Espíritu conduce a Jesús a Nazaret; en concreto, a la sinagoga de su pueblo. De la soledad del desierto pasa a vivir en medio de sus conocidos. Jesús recibe el rollo de la Escritura y lee al profeta Isaías (cf 61,1-2) y se identifica como el profeta esperado por Israel para liberarse de los imperios que lo esclavizan, una esclavitud que comienza en el año 587 a.C. Son más de quinientos años sometidos a las potencias de turno. Y concreta su misión con estas afirmaciones fundamentales: comunica la buena noticia a los pobres, la libertad a los exilados y oprimidos, y el anuncio del año jubilar en el que se restituían las posesiones a sus antiguos amos, se dejaba de trabajar, se perdonaban los pecados, se daba la libertad a los esclavos, etc.  Lucas quita expresamente de la lectura del párrafo de Isaías que el enviado del Señor va a «sanar los corazones rotos»  y llega «el tiempo de la venganza del Señor». En su anuncio de la Buena Nueva no hay un juicio de condena.

 

 

2.-  Jesús afirma, al final de su lectura en la sinagoga, que empieza a cumplirse lo que Isaías ha profetizado. Es decir, está al alcance de la mano la liberación espiritual, política y económica que espera Israel desde hace tanto tiempo. Es una oportunidad que les ofrece a los oyentes para cambiar su vida, porque Dios se ha dirigido «hoy», es decir, de una manera definitiva, a los excluidos de los bienes de esta tierra. No hay que esperar al final de los tiempos para que cambie radicalmente la situación de injusticia que se da en esta vida, como se describe en la parábola del pobre Lázaro y el rico (cf Lc 16,19-31). Por eso, sana a los enfermos, devuelve la libertad a los poseídos por el diablo, perdona los pecados. Sus paisanos comprueban que el hijo de María y José ha comenzado la liberación de todas las personas y de toda la persona humana. Por eso, quedan admirados en principio.

 

3.- Los cristianos debemos vivir y proclamar la salvación del mal que Jesús ha inaugurado, y que es una realidad tangible. Hay que excluir dos extremos que con frecuencia observamos: todo está mal, porque la salvación de Jesús es una falacia ante el poder del mal; hay que esperar la salvación al final de la historia. O todo va bien, porque Cristo nos ha redimido y no puede existir el mal, sino en aquellos que son rebeldes a su relación de amor. La experiencia y la fe cristiana remite una vez más a Jesús. Él demuestra que el Señor ya ha empezado a salvar; no tenemos que esperar el juicio final para que se le haga justicia al enfermo y pobre Lázaro. Baste observar los avances materiales, psíquicos, intelectuales y espirituales que los cristianos hemos llevado a cabo en estos años de influencia creyente. La salvación comienza aquí, en nuestra historia personal y  colectiva. Pero tampoco debemos ser tan ingenuos para pensar que podemos vencer definitivamente al mal situado en nuestra cultura y en nuestros corazones. Él sigue siendo muy potente; solo el Señor, al final de los días, lo destruirá en su totalidad.

 

 

 

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.