FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

R. Sanz Valdivieso OFM

       En este domingo, 29 de diciembre, dentro del contexto de la Navidad, celebramos la fiesta de la Sagrada Familia de Jesús, José y María, que en su casa de Nazaret nos enseñan a vivir la amistad y la paz de Dios en la vida de cada día y en el discurrir del tiempo en que vivimos. Las lecturas de este día, tomada la primera del libro de Ben Sira (3,2-6.13-14) proponen un breve comentario al cuarto mandamiento, con el tema concreto “el que teme al Señor, honra a sus padres”, un deber que no sólo concede el perdón de los pecados y la certeza de que las oraciones dirigidas a Dios serán escuchadas, sino que también enseña “a ser hijos”: “honra a tu padre y a tu madre, y sé feliz en la tierra que el Señor, tu Dios, te da” (cf. Dt 5,16). Ese orden de las relaciones humanas responde a la voluntad misma de Dios: “Quiere que el padre sea honrado, ha establecido el derecho dela madre sobre la prole”. Los hijos reciben la vida de los padres y esta es una relación que fundamenta el deber del honor y del reconocimiento, para que la vida y la felicidad tengan garantía.
En el salmo 127 (128) se presenta la felicidad doméstica: el padre de familia con su trabajo consigue la prosperidad de los suyos, don de Dios; la madre, que gobierna la familia, y la rige con alegría y firmeza, y educa a los hijos como se cuidan los frutos preciados de un árbol. Nos permite comprender también la vida familiar que describe la carta a los Colosenses, según el mandamiento del amor, que se desgrana en los sentimientos de ternura,bondad, humildad, magnanimidad y mansedumbre, rasgos distintivos de la caridad que permite no sólo elperdón recíproco y la aceptación mutua sino también el apoyo y la sumisión recíproca; podemos decir que el amor familiar es el camino de la santidad, porque se rige por la caridad, que permanece siempre. En esta lectura, san Pablo se dirige a las esposa, a los maridos (Padres) y a los hijos, a los que advierte que lo que sucede en la familia tiene una relevancia religiosa, porque en ella hay también una referencia a Dios. Por lo demás, la que insinúa es que la vida familiar se regula desde la complementariedad sin olvidar la igualdad, que a veces puede inclinarse más a unos que a otros. La palabra concreta que lo describe es “Amad”, porque los miembros de una familia son los “elegidos de Dios, santos y amados”.
En el Evangelio de Mateo tenemos la narración de la fuga a Egipto: José con María y el niño, obedeciendo a la voz del ángel, que trasmite el designio de Dios, lleva a cabo el mandato de Dios y cumple su misión paterna. Pero hay algo más, protege al niño ya su madre emigrando a Egipto, fuera del alcance de Herodes. Volverá a la muerte del tirano, cuando la protección del niño no necesite medidas extraordinarias. El Evangelio de Mateo es escueto en la narración, describe el sueño revelador y la acción concreta de José cuando ha comprendido y discernido la situación: toda persona que viene a este mundo necesita ser protegido y defendido, cosa que lleva a cabo José, poniéndose al servicio del más pequeño y débil, que no sólo necesita protección, también alimento, afectos y amistad, aceptación; todo ello era necesario para Jesús. La descripción pues no sigue las elucubraciones de los evangelios apócrifos sobre la vida de la Sagrada Familia de camino a Egipto, no es necesario novelar esta experiencia de la emigración, porque en medio de la noche, contexto simbólico de lo que es oscuro, mortal y peligroso, se entiende bien que no hay que edulcorar la dura experiencia del exilio. Nos interesa más recordar que cada familia puede pasar por experiencias dolorosas, pero siempre nos ayudará a crecer como personas y a convivir socialmente, porque es la primera escuela de la vida. Hay situaciones difíciles, por eso es necesario prestar toda la ayuda necesaria a la familia, a las madres y a los hijos, para defender a los más pequeños y débiles, para que se sientan amados y respetados; como también los padres ancianos y enfermos necesitan ser atendidos y queridos. La educación al respeto y al amor es la que puede ayudarnos a superar las dificultades.

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.