Día Internacional de la Tierra

 

F. López  Bermúdez

La Tierra sigue cumpliendo años y con el paso del tiempo está pidiendo a gritos una conciencia ambiental ante la alarmante degradación que está sufriendo el planeta por contaminación, pérdida de biodiversidad, cambio climático y, en general el deterioro los ecosistemas naturales. La protección y cuidado de nuestra casa común incumbe a todos, a gobiernos, a empresas, a educadores y, en general, a toda la ciudadanía. La protección y cuidado de la Tierra es el reto más importante al que se enfrenta la humanidad. Ante esta situación que se arrastra desde hace casi seis décadas, el promotor y senador estadounidense Gaylord Nelson y las Naciones Unidas crearon el Día Internacional de la Tierra que se celebraría el 22 de Abril de cada año a partir del de 1970. Es un día para rendir homenaje a nuestro planeta y reconocer a la Tierra como nuestro hogar y nuestra madre, así como lo han expresado distintas culturas a lo largo de la historia, demostrando la interdependencia entre sus ecosistemas naturales y los seres que la habitamos. La naturaleza global merece ser protegida, necesita de nuestras vidas en este planeta.
Respecto al cambio climático, una de las mayores preocupaciones actuales, los datos de la ciencia son contundentes, evitar que la crisis climática se convierta en una catástrofe permanente, por ello, se debe limitar el calentamiento global por debajo de los 1.5ºC. El Papa Francisco, ante la apremiante necesidad, viene pidiendo a los líderes políticos actuar con valentía frente al cambio climático y a la población, en general que adquiera mayor conciencia sobre los daños que se le está infligiendo a nuestra casa común: la Tierra.
La OMM (Organización Meteorológica Mundial) en un reciente informe sobre el Estado del Clima Global 2020, presentado por el Secretario General de las Naciones Unidas Antonio Guterres, muestra que el año 2020, ha sido un año sin precedentes de desastres climáticos y meteorológicos extremos, de huracanes de historia, lluvias torrenciales en muchos territorios, noches tropicales en gran parte de Europa, millones de desplazamientos de personas, etc. La causa es clara: el Cambio Climático Antropogénico ligado a la alteración del clima producido por decisiones y actividades humanas. El informe confirma que las concentraciones de los principales gases de efecto invernadero han seguido aumentando en 2020 y que la temperatura media global ha aumentado en 1,2°C grados por encima del nivel preindustrial. Todos los indicadores clave destacan el incesante y continuo cambio climático; una creciente ocurrencia e intensificación de eventos extremos; y graves pérdidas y daños que afectan a las personas, a las sociedades y a las economías. Los datos suministrados por este documento deberían alarmarnos a todos según manifiesta Guterres en la presentación del informe.
Los titulares que contiene el Estado del Clima Global son tantos que resulta muy difícil elegir, he aquí algunos: los seis años transcurridos desde 2015 han sido los más cálidos registrados nunca jamás, y 2011-2020 ha cerrado como la década más cálida conocida; en la ciudad siberiana de Verkhoyansk se registró una temperatura de 38 ºC nunca antes conocida que ocasionaron calor sin precedentes acompañado de incendios forestales prolongados y generalizados; Estados Unidos vivió el verano y el otoño de 2020 los incendios más grandes jamás registrados. Más: el Valle de la Muerte, en California se alcanzaron los 54,4°C la temperatura más alta conocida en el mundo en al menos los últimos 100 años.
En España en enero del año 2020, se batieron récord absolutos de temperatura máxima con 28ºC y 29ºC, mientras en verano se produjeron olas de calor con temperaturas por encima de los 43ºC como los 47,3ºC registrados en Montoro (Córdoba). El año finalizó como el más cálido de la serie histórica. Como paradoja de cambio climático, en enero del presente 2021 se registró el episodio meteorológico extremo de “Filomena” l que se ocasionó fuertes y persistentes nevadas y heladas con temperaturas de hasta -25ºC en muchos lugares de la península, especialmente en Aragón.
Resumen de los principales datos del informe
• Gases de invernadero
Las concentraciones de los principales gases de efecto invernadero siguieron aumentando en 2019 y 2020. El dióxido de carbono (CO2) a nivel mundial ya ha superado las 410 partes por millón (ppm), y si la concentración de este gas sigue aumentando, se podría alcanzar o superar las 414 ppm en el presente 2021.
• El océano
El océano absorbe alrededor del 23% de las emisiones anuales de CO2 antropogénico a la atmósfera y actúa como amortiguador contra el cambio climático. Sin embargo, el CO2 reacciona con el agua de mar, reduciendo su pH y provocando la acidificación del agua. Esto a su vez reduce su capacidad para absorber CO2 de la atmósfera. La acidificación y pérdida de oxígeno de los océanos continúa afectando los ecosistemas, la vida marina y la pesca.
El océano también absorbe más del 90% del exceso de calor de las actividades humanas. En 2019 se registró el contenido de calor oceánico más alto registrado, La tasa de calentamiento del océano durante la última década fue más alta lo que indica una absorción continua de calor atrapado por los gases de efecto invernadero. Por otro lado, el nivel promedio del mar ha aumentado debido al mayor derretimiento de los glaciares y las potentes capas de hielo de Groenlandia y la Antártida.
• La criosfera
El secretario general de la OMM en la presentación del informe, destaca el incesante y continuo cambio climático, con eventos extremos, grandes daños y pérdidas que afectan a personas, sociedades y economías. Según el presentador del informe, la tendencia negativa en el clima continuará durante las próximas décadas independientemente de las acciones que se lleven a cabo en la prevención y mitigación.

El cambio climático exacerbado por el Covid en 2020
Según el informe 2020 de la OMM, la pandemia ha agregado en el año del Covid una «dimensión nueva y no deseada» a los peligros meteorológicos, climáticos y relacionados con el agua, «con impactos combinados de amplio alcance en la salud y el bienestar humanos». «Las restricciones de movilidad, las recesiones económicas y las perturbaciones del sector agrícola exacerbaron los efectos de los fenómenos meteorológicos y climáticos extremos a lo largo de toda la cadena de suministro de alimentos, elevando los niveles de inseguridad alimentaria y ralentizando la prestación de asistencia humanitaria. La pandemia también interrumpió las observaciones meteorológicas y complicó los esfuerzos de reducción del riesgo de desastres»
El cambio climático representa un riesgo para el logro de muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, a través de una cadena en cascada de eventos interrelacionados, que pueden contribuir a reforzar o agravar las desigualdades existentes. «Además existe la posibilidad de que se produzcan ciclos de retroalimentación que amenacen con perpetuar el círculo vicioso del cambio climático.” La causa es clara, el cambio climático antropológico está causado por las insaciables actividades humanas devoradoras de los recursos naturales, por decisiones políticas que afectan a los ecosistemas naturales y, en definitiva a locura humana. Los datos que suministra este informe deberían alarmarnos a todos. El Día de la Tierra es una oportunidad para la educación climática y medioambiental. A finales del presente año, se celebrará en el Reino Unido la vigésima sexta (26ª) Conferencia de las Partes de la Convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático evento mundial que Guterres ha calificado como definitivo.

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.