ROGELIO BACON

  1. Vida

 Nos dice el franciscano José Antonio Merino que tanto San Buenaventura como Rogelio Bacon buscan un mismo propósito de síntesis y de convergencia de los distintos saberes desde la perspectiva de San Francisco de Asís. Es decir, tienen siempre en cuenta el carácter vital, la visión optimista de la vida y se sirven de la verdad religiosa para iluminar las verdades culturales, aunque cada uno lo analiza desde su propio carácter, ámbito cultural e influencias distintas, pues San Buenaventura era italiano y Rogelio inglés, si bien ambos estudiaron y enseñaron en París.

Nació, pues, nuestro autor en Lichester, Inglaterra, en el año 1214 aproximadamente. Perteneció a una familia noble y rica, amiga y defensora del rey Enrique III. Se formó en la Universidad de Oxford, en especial en los autores clásicos. Estudió también en París entre los años 1241-46, donde se relacionó y, a la vez, combatió los razonamientos filosóficos de Alejandro de Hales, primer Maestro de la Escuela Franciscana y San Alberto Magno, Maestro de Santo Tomás.

Entre los años 1247-1250 vuelve a Oxford donde entra en contacto con el grupo de estudiosos dirigidos por R. Grosseteste. En este tiempo se interesa por las lenguas orientales, astronomía, instrumentos científicos, “en cuyo aprendizaje, nos dice, gasté más de dos mil libras”.

En el año 1257 entra en la Orden Franciscana, pues le parecía la que mejor cumplía el mensaje evangélico y la que podía extender universalmente su pensamiento, debido a su presencia y acogida en todo el mundo social y cultura] de entonces, muriendo en el año 1292.

  1. Doctrina

«Y a todos los teólogos y a los que nos administran la divina palabra debemos respetar como a quienes nos administran espíritu y vida», nos dice San Francisco. El objetivo principal de Rogelio Bacon es el de elaborar unas bases culturales para una sociedad cristiana, teniendo como fuente de inspiración la sabiduría proveniente de la Sagrada Escritura. Solamente en los límites de esta sabiduría es como cada ciencia en particular puede encontrar su propia finalidad si quiere servir al progreso y crecimiento de la Humanidad, puesto que el conocimiento que se estaba dando no servía realmente para mucho. El Doctor Admirable, como se le llama en la Iglesia, aportaba estas tres razones para descalificar la enseñanza de París y de Oxford: 1º Aceptación de Autoridades que eran muy débiles en sus argumentaciones. 2º El peso de repetir siempre lo mismo en clase, o de la rutina en el saber, sin tener auténticos maestros creadores que respondieran con verdad a los problemas y aspiraciones de la sociedad de entonces. 3º La soberbia de los Profesores, que, en el fondo, sólo servía para esconder una ignorancia supina.

Para superar estas crisis, Rogelio Bacon propone que todo el saber humano proviene de Dios. Y esto hay que tomarlo en serio. Por tanto, los elementos culturales que existen en otras religiones o sociedades se deben tener en cuenta, además de poner en comunicación a todos los sabios de estas civilizaciones. Por eso hay que aprender lenguas y saber los conocimientos de estos hombres sobre la naturaleza y el mundo, y ponerlos en relación con los nuestros sin intereses ni manipulaciones. Pues, aunque cada ciencia entraña objetivos diversos, se pueden integrar en un proyecto común universal, ya que su origen es único: Dios.

Además de defender esta relación universal de todos los saberes, para el Doctor Admirable es muy importante que la acción y las conclusiones prácticas en beneficio del hombre estén por encima de la pura especulación, que para nada sirve a la vida. También en esto se ve su talante franciscano. O la ciencia sirve para mejorar las relaciones humanas y al mismo hombre, o, por el contrario, es pura ideología vacía y sin sentido. Y en este aspecto le da prioridad a las ciencias experimentales: la matemática, la física, la óptica, la astro- logia, la medicina, la música, etc., en orden a procurar una mejor calidad de vida.

Pero también, como franciscano, es partidario nuestro autor de que todo saber debe servir para alcanzar la perfección cristiana. Es optimista respecto a la ciencia como medio de santificación, pero cuando se desarrolle dentro de las coordenadas del Dios Amor.

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.