DOMINGO XXVIII (B)

 

Oración sobre las ofrendas

Acepta las súplicas de tus fieles, Señor, juntamente con estas ofrendas, para que lleguemos a la gloria del cielo mediante esta piadosa celebración. Por Jesucristo, nuestro Señor.

P. Ruiz Verdú OFM

Hoy unimos en la oración nuestras súplicas y nuestras ofrendas. Las ofrendas nos han sido dadas por Dios; las súplicas salen de nuestros labios que deben expresar los sentimientos de amor y gratitud de nuestro corazón. Unir ambas cosas: los dones de Dios y nuestro esfuerzo de atención. Nuestro Señor desea verse acompañado de sus fieles. La ofrenda, como ofrenda de Cristo Jesús, es siempre aceptada por Dios Padre; como ofrenda nuestra necesita nuestra activa participación. No es suficiente estar en la Eucaristía; debemos participar.

«Cuando Cristo se manifieste seremos semejantes a él,

porque le veremos tal cual es» (1Jn 3,2)

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.