Santos y Beatos, del 13 al 19 de octubre

13 de octubre

Honorato de Biala (1829-1916)

                El beato Honorato nace en Biala Podlaska (Polonia), el 16 de octubre de 1829. Es encarcelado por los rusos al creer que formaba parte de un complot contra su invasión. A su liberación entra en los Franciscanos Capuchinos. Cursados los estudios eclesiásticos, se ordena sacerdote el 27 de diciembre de 1852. Se dedica a la predicación y a la dirección de almas, ocupando responsabilidades en el gobierno de la Orden. Funda 26 asociaciones religiosas, de las que nacen varios institutos de vida consagrada. Hoy existen 16. Reside los últimos 24 años de su vida en Nowe Miasto, dedicado a la oración y al apostolado epistolar, ya que debe dejar el confesonario al quedar sordo. Escribe la obra «Manual Espiritual», en la que se reflejan las orientaciones franciscanas sobre el Señor, Jesús y María que ofrece a todos sus dirigidos, en especial a los creyentes que forman parte de sus asociaciones. Muere el 16 de diciembre de 1916. El papa Juan Pablo II lo beatifica el 16 de octubre de 1988.

Común de Santos Pastores o Varones

Oración. Oh Dios, que has querido dar al beato Honorato, presbítero, un tierno espíritu de amor para llevar a cabo la reconciliación de los hombres; concédenos, por su intercesión, saborear la dulzura de tu perdón y unirnos a ti con caridad perfecta. Por nuestro Señor Jesucristo.

14 de octubre

Miguel Carcano (1427-1484)

El beato Miguel nace en Milán (Lombardía. Italia). Muy joven ingresa en la Orden en la fraternidad de Santo Ángel. Sigue el movimiento de la Observancia, promovido por San Bernardino de Siena. En 1449, con sólo 22 años, participa en el Capítulo General de la Orden en el convento de Bosco en Mugello (Florencia. Italia). Con una formación muy sólida en filosofía y teología, predica por el norte y centro de Italia la reforma de las costumbres cristianas, contra la usura y toda forma de injusticia. Y siempre en defensa de los pobres. De 1460 a 1462 reside en Tierra Santa. El Duque Galeazzo Sforza en 1471 y en 1476 lo expulsa de la ciudad por sus predicaciones contra las costumbres relajadas. Favorece la fundación de los Montes de piedad en Milán, Padua, Bolonia y Perusa, y crea hospitales para los pobres en Como, Piacenza y Venecia. Muere el 20 de marzo de 1484. Sus restos se conservan en la Basílica de San Antonio, en Milán. El papa Pío X aprueba su culto el 9 de octubre de 1909.

Común de Santos Pastores o Varones

Oración. Dios de bondad, que elegiste al beato Miguel para favorecer a los pobres y desamparados, concédenos que arraigue en nuestros corazones lo que él hizo y predicó, y que interceda ante tu misericordia aquel que nos diste como protector en la tierra.Por nuestro Señor Jesucristo.

 

15 de octubre

Teresa de Jesús (1515-1582)

Nace Teresa en Ávila el 28 de marzo de 1515. Ingresa en las Carmelitas, y comienza su renovación con la fundación del convento de San José de Ávila y acompañada por San Juan de la Cruz. Muere en Ávila el 4 de octubre de 1582. El papa Pablo VI la declara doctora de la Iglesia el 27 de septiembre de 1970.

Del Común de vírgenes

Oración. Señor, Dios nuestro, que por tu Espíritu has suscitado a Santa Teresa de Jesús, para mostrar a tu Iglesia el camino de la perfección, concédenos vivir de su doctrina y enciende en nosotros el deseo de la verdadera santidad. Por nuestro Señor Jesucristo.

15.1. de octubre

Sebastián de Jesús (1665-1743)

El beato Sebastián nace el 22 de enero de 1665 en Montalbán (Córdoba. España); es hijo de Alonso Sillero y de María Pérez, una familia pobre, humilde y muy religiosa. Huérfano de padre, se traslada a Écija (Jaén) donde aprende pintura. Trabaja en el arte de la seda durante 5 años. Ingresa en la fraternidad de San Francisco, de los Franciscanos Descalzos. El 19 de enero de 1686 comienza el noviciado. Después de la profesión se le encarga recoger la limosna por los campos de Écija. Humilde y discreto, atrae al pueblo por sus dotes excepcionales, tanto religiosas como humanas. Es enviado a las fraternidades de Lepe (Huelva), Ronda (Málaga) y Sanlúcar (Cádiz) y Sevilla. Muere al amanecer del 15 de octubre de 1743. El rey Carlos III ordena expedir una real orden para iniciar el proceso de beatificación en 1771. El papa Pío VI lo beatifica el 19 de junio de 1776.

Común de Santos Varones

Oración. Dios nuestro, que has puesto a los santos como ejemplo y ayuda para facilitar a los débiles el camino de la salvación, al celebrar la fiesta del beato Sebastián concédenos bondadosamente que, siguiendo sus pasos, caminemos hacia ti. Por nuestro Señor Jesucristo.

17 de octubre

Ignacio de Antioquía (†107)

San Ignacio sigue a San Pedro en el gobierno de la Iglesia de Antioquía. Es martirizado en Roma tiempos del emperador Trajano el año 107. De camino a Roma escribe siete cartas sobre Jesucristo, la Iglesia y la vida cristiana.

Común de un mártir

Oración. Dios eterno, tú has querido que el testimonio de tus mártires glorificara a toda la Iglesia, cuerpo de Cristo; concédenos que, así como el martirio que ahora conmemoramos fue para San Ignacio de Antioquía causa de gloria eterna, nos merezca también a nosotros tu protección constante. Por nuestro Señor Jesucristo.

 

17.1 de octubre

Baltasar de Chiavari (1420-1492)

El beato Baltasar Ravaschieri nace en Chiavari (Génova. Italia) el año 1420; es hijo de los condes de Lavagna, familia muy piadosa. Ingresa en la Orden Franciscana, y, después de estudiar filosofía y teología, es ordenado sacerdote y destinado a la predicación por toda la región de Liguria. Ejerce el oficio de Guardián y más tarde el de Ministro Provincial en Génova. Sufre un ataque de gota, que le paraliza. Se dedica a la oración en la fraternidad de Binasco (Milán) y a impartir el sacramento de la penitencia. Está inmovilizado durante seis años. Muere el 17 de octubre de 1492, a la edad de 72 años. El papa Pío XI confirma su culto el 8 de enero de 1930.

Común de Santos Pastores o Varones

Oración. Dios nuestro, solo tú eres santo y nadie puede ser bueno fuera de ti; por la intercesión del beato Baltasar, danos la gracia de vivir de tal manera que nunca nos veamos privados de tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo.

 

18 de octubre

Lucas, Evangelista

Es autor del tercer Evangelio y de Hechos de los Apóstoles, primera historia del cristianismo, que narra desde la Ascensión del Señor hasta la prisión de Pablo en Roma.

Común de Apóstoles

Oración. Señor y Dios nuestro, que elegiste a San Lucas para que nos revelara, con su predicación y sus escritos, tu amor a los pobres, concede, a cuantos se glorían en Cristo, vivir con un mismo corazón y un mismo espíritu y atraer a todos los hombres a la salvación. Pon nuestro Señor Jesucristo.

 

19 de octubre

Pedro de Alcántara (1499-1562)

                San Pedro nace en Alcántara (Cáceres. España) el año 1499. Estudia leyes en la Universidad de Salamanca (15131515). Ingresa en la Orden en 1515 en la fraternidad de San Francisco de los Majarretes, cerca de su pueblo natal. Después de estudiar filosofía y teología, es ordenado sacerdote en 1524 y se dedica a la predicación por España y Portugal. Es elegido Ministro Provincial de la Provincia de San Gabriel en 1538. Comienza su reforma en 1544, retirándose a la iglesia de Santa Cruz de Cebollas (Coira. Orense). Funda los conventos de Badajoz, Pedroso (Sevilla), La Viciosa y El Palancar, sitos en la provincia de Cáceres, El Rosario (Toledo), Arenas de San Pedro (Ávila), etc. El 8 de mayo de 1559 recibe la aprobación de su reforma del papa Pablo IV. Acentúa de la espiritualidad franciscana los valores de la pobreza, la vida de penitencia, la oración. De ella trata en su escrito: «Tratado de la oración y meditación». Se encuentra con Santa Teresa en 1560 y se convierte en su consejero para la reforma carmelitana y en su director espiritual. La Santa le dedica tres capítulos de su Autobiografía. Muere el 18 de octubre de 1562. El papa Gregorio XV lo beatifica en 1622 y Clemente IX lo canoniza el 28 de abril de 1669.

Común de Pastores o de Santos Varones

Oración. Señor y Dios nuestro, que hiciste resplandecer a tu siervo San Pedro de Alcántara por su admirable penitencia y su altísima contemplación, concédenos, por sus méritos, que, caminando en austeridad de vida, alcancemos más fácilmente los bienes del cielo. Por nuestro Señor Jesucristo.

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.