XXXI DOMINGO (B)

 

Del Evangelio según San Marcos 12,28-34.

En aquel tiempo, un escriba se acercó y preguntó a Jesús: «¿Qué mandamiento es el primero de todos?». Respondió Jesús: «El primero es: “Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser”. El segundo es este: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No hay mandamiento mayor que estos». El escriba replicó: «Muy bien, Maestro, sin duda tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios». Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: «No estás lejos del reino de Dios». Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

1.-  Un escriba se acerca a Jesús y le pregunta sobre el mandamiento más grande de la ley con el sentido del mandamiento que está por encima de todos (cf Mt 22,36). La cuestión no es distinguir entre mandamientos y preceptos más importantes y menos importantes, sino conocer cuál de ellos se manifiesta la única voluntad de Dios más allá de todo el conjunto de la Ley, y, a la vez, la funda y la justifica como principio fundamental. No hay mandamiento mayor que amar a Dios y al prójimo. El Reino, pues, revela a un Dios que ama a su criatura como a un hijo, y le exige que le ame a Él como un padre. Dios da la capacidad para hacer esto siguiendo a Jesús, y según la forma con la que Jesús ama: «Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados…» (Mt 11,27-28). La potencia del amor de Dios depositada en la vida humana conduce a confiar plenamente en Él, por lo que la vida consiste en cumplir sus mandatos y caminar por las vías que Él señala para serle fiel.

2.-   Al dar todo el valor a estos dos mandamientos, Jesús impide confundirlos con la tendencia natural a adorar al Ser Supremo y considerar a los demás iguales a uno mismo, como dicta la mejor filantropía griega. Para Jesús este es un mandato divino, no es una cuestión de la naturaleza humana. Aunque amar al prójimo comoa sí mismo coincide con la regla de oro (Lc 6,31): «Como queréis que os traten los hombres, tratadlos vosotros a ellos», con la que indica el servicio para obrar el bien y defiende los intereses de los demás como se hace con los propios. Así supera al amor individual cuando este significa la vida egoísta o centrada exclusivamente en el yo cerrado y alejado de las necesidades sociales.

3.-    El mandamiento del amor al prójimo, al unirlo al del amor de Dios, adquiere la dimensión de universalidad que parte del Padre a todos, justos e injustos, y funda la relación fraterna: el pertenecer a una vocación y destino común filial. Nuestro amor al prójimo, pues, abarca el amor al enemigo (cf Lc 6,27), el amor al extranjero (cf Lc 10,25-37) y el amor al pecador (cf Lc 7,36-50), todos criaturas de Dios. Por consiguiente, el punto de partida es teológico y no antropológico. Cuando Lucas une a este texto (cf Lc 10,27) la parábola del Samaritano (cf Lc 10,30-37) ―un extranjero para los judíos―, y propone su conducta como modelo de este tipo de amor, no lo sitúa lejos del obrar de Jesús, pues su actuación le conduce a dar la vida por muchos (cf Mc 10,45). Porque la clave de la parábola no está en quiénes son los prójimos (que son todos), sino en la actitud de amor de una persona que hace que todos sean sus prójimos. Este amor al alejado como servicio hasta la muerte, se une al destino del Maestro, en cuanto expresa la voluntad divina de salvar al hombre marginado, expoliado de su dignidad, aunque sea extranjero o enemigo. El Medio Oriente nos está dando la oportunidad de practicar la enseñanza de Jesús.

 

 

 

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.