XXXI DOMINGO ORDINARIO

Oración sobre las ofrendas
Que este sacrificio, Señor, sea para ti una ofrenda pura y para nosotros, una efusión santa de tu misericordia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

P. Ruiz Verdú OFM

Podemos decir que la celebración de la Eucaristía contiene siempre este doble aspecto: el vertical hacia Dios y el horizontal para nosotros. Deseamos que todo lo que presentamos  en el altar junto con el pan y el vino: nuestros trabajos y sufrimientos de la semana, nuestras alegrías y tristezas, nuestros aciertos y equivocaciones, todo aquello que va configurando nuestro yo, sean ofrenda pura para Él por su unión con el sacrificio de Cristo. “Y para nosotros, una efusión santa de tu misericordia”. Y porque lo nuestro, que presentamos, no está totalmente limpio,  le pedimos que su misericordia descienda sobre lo nuestro y lo haga agradable en su presencia.

Enséñame, Señor, el camino para llegar a ti:  porque Tú eres mi fortaleza, mi libertad y mi alabanza.

 

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.