XXXII DOMINGO (B)

Del Evangelio según San Marcos 12,38-44.
En aquel tiempo, enseñaba Jesús a la multitud y les decía: «¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en las plazas, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y devoran los bienes de las viudas y aparentan hacer largas oraciones. Esos recibirán una condenación más rigurosa». Estando Jesús sentado enfrente del tesoro del templo, observaba a la gente que iba echando dinero: muchos ricos echaban mucho; se acercó una viuda pobre y echó dos monedillas, es decir, un cuadrante. Llamando a sus discípulos, les dijo: «En verdad os digo que esta viuda pobre ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero esta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir».

1.- Jesús alaba a la viuda porque es la imagen y semejanza de la identidad de Dios cuando se relaciona con nosotros. Él manda a su Hijo al mundo para decir quién es Él y quiénes somos nosotros, y cómo debemos relacionarnos con Él y entre nosotros. Un himno de la primitiva comunidad lo describe de forma magistral: «Cristo Jesús, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios; al contrario, se despojó de sí mismo tomando la condición de esclavo, hecho semejante a los hombres. Y así, reconocido como hombre por su presencia, se humilló a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz» (Ef 2,6-8). Dios, en su Hijo, se nos da, y muere para que vivamos. Dios no es la persona apática que nos mira como si fuéramos actores de una película que pasa ante Él para distraerse. Dios está sirviendo en nuestra historia para dar vida y vida abundante (cf Jn 10,10).

2.- Jesús carga contra los ilustrados de la religión hebrea por sus signos de poder intelectual, económico y social. Así se han presentado los responsables de las comunidades cristianas en épocas anteriores. De hecho, la plataforma desde donde habla el Papa ―el Vaticano― ya la quisiera para sí el Presidente de los Estados Unidos, el hombre que concentra más poder en esta tierra. Pero desde hace más de un siglo la Iglesia vive desde parámetros diferentes al prestigio y al poder económico. Es una evidencia que no tiene dinero para conservar los bienes patrimoniales heredados de tiempos anteriores. Los Estados mantienen estos bienes de valor incalculable, porque son expresiones lúcidas de la genialidad humana. La Iglesia, siguiendo a Jesús, hace cada vez más hincapié en sus miles de instituciones y voluntarios que se dedican a darse a los más desfavorecidos. Y esto es así porque en ello le va su propia relevancia en nuestra sociedad. Como cristianos, debemos vivir desde la perspectiva de la viuda, desde Jesús.

3.- Observamos a gente que solo vive para sí; otros, hasta preguntan cómo está su amigo, conocido o familiar, sin importarles la respuesta; otros se cruzan con un indigente, lo ven y siguen su camino; otros ayudan con céntimos, que no saben dónde meterlos; otros muchos dan parte de su sueldo o pensión a instituciones que se dedican a servir a los pobres; otros son la viuda del Evangelio: voluntarios en instituciones sociales; familiares y amigos de las personas que vegetan solas; abuelos que ofrecen su tiempo y vida a sus nietos y a los necesitados. ¿Dónde nos situamos?

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.