II domingo de Adviento

Oración después de la comunión

Saciados con el alimento espiritual, te pedimos, Señor, que, por la participación en este sacramento, nos enseñes a sopesar con sabiduría los bienes de la tierra y amar intensamente los del cielo. Por Jesucristo nuestro Señor.

P. Ruiz Verdú OFM

Situémonos: Hemos recibido el alimento espiritual y… después de unos minutos de silencio interior durante el cual le hemos dado gracias a la Santísima Trinidad por el don recibido, nos atrevemos a pedirle que nos enseñe cómo poner en una misma balanza los bienes de la tierra y los bienes del cielo, no para despreciar los de aquí, que Él nos ha dado y que necesitamos, sino para que, valorando justamente los dos, amemos los del cielo que hemos recibido, de tal manera que los bienes de la tierra sean usados según la sabiduría de Dios.

El Señor tu Dios hará oír su voz en tu corazón,

que, compasivo, llenará de paz y alegría.

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.