Sagrada Familia

Padre misericordioso, que nos amas y nos perdonas, concede a cuantos has renovado con estos divinos sacramentos imitar fielmente los ejemplos de la Sagrada Familia para que, después de las pruebas de esta vida, podamos gozar de su eterna compañía en el cielo. Por Jesucristo nuestro Señor.

P. Ruiz Verdú OFM

Misericordia, amor y perdón siempre caminan juntos. No se da uno sin el otro, con tal que nosotros no los separemos por carencia de fe en uno de ellos. Quien de verdad ama a Dios, sabe que es de su misericordia de quien recibe su amor. Somos amados por amor gratuito. Y el amor destruye en nosotros el pecado, dándonos el perdón. Por amor y misericordia nos ha otorgado Dios el perdón en la Eucaristía que hemos celebrado. Y ahora, en intimidad con Él, le pedimos imitar fielmente los ejemplos de la Sagrada Familia, que san Pablo resume en la carta a los Colosenses, que hemos escuchado. La finalidad es poder superar las dificultades de esta vida, y gozar en el cielo, con los santos, de su eterna  compañía.

Somos el pueblo elegido por Dios:
vivamos el perdón, el amor y la paz.
Todo lo que de palabra o de obra realicemos,
sea en nombre del Señor Jesús.

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.