LA UNIVERSALIDAD CRISTIANISMO

Pilar Sánchez Álvarez
Doctora en Teología

Este artículo trata de un capítulo —el IX—, del libro “La unicidad cristiana reconsiderada” en el que 14 autores firman sus ensayos y cuyo tema central es el carácter único y singular del cristianismo como religión revelada y de salvación.
La intención del editor es responder al editado por el inglés John Hick y el católico Paul Knitter en el año 1987, con el título de The Myth of Christian Uniqueness.
El artículo de J.A. DiNoia se divide en cinco puntos donde desarrolla cinco ideas fundamentales. El primer punto, partiendo de la idea del converso Sangharakshita sobre el budismo como fenómeno histórico único (aunque esto no impide la posibilidad de que la verdad pueda se encontrada en otras enseñanza, ya que el descubrimiento total de esa verdad es un principio accesible a cualquiera, aunque es el budismo es el camino más universal para buscar el verdadero sentido de la vida y el estilo de vida para la obtención de este sentido) llega a la conclusión que esta idea está presente en las literaturas de otras religiones. Esto lleva a decir al autor que todas las religiones tienen una pretensión particularista de universalidad. Knitter, en el libro The Myth of Christian Uniqueness, trata de persuadir a la comunidad cristina de revisar su doctrina para el desarrollo de una teología pluralista de las religiones y abandonar el elemento universal para la paridad relativa de las religiones.
El punto segunda, argumenta que todas las comunidades religiosas del mundo aspiran al verdadero sentido de la vida y recomiendan objetivos para la vida y modos apropiados para conseguirlo, existiendo una conexión intrínseca entre ellos. Todas ellas se preguntan sobre la accesibilidad de la salvación a personas que no son miembros de esa comunidad religiosa. Algunos autores, al observar esto hablan de la estructura soteriológica. Hich, en el libro comentado anteriormente, afirma que la comunidad cristiana tiene que abandonar su pretensión de acceso privilegiado a la salvación para alcanzar el pluralismo, porque las tradiciones religiosas no deben ser valoradas por ser camino seguro de salvación, sino por el éxito o fracaso de promover la transformación individual del centramiento en la Realidad, como objetivo último. Todas las religiones, con sus diferentes modos de vida buscan la salvación en su interpretación soteriológica. Esta idea es rechazada por DiNoia, porque la conexión entre el sentido de vida y modos de vida se pierde, y se modificaría las particularidades de las religiones, es decir, sería una interpretación relativista de las afirmaciones particularistas de universalidad.
El punto tercero, argumenta que usar Realidad o Misterio propuesta por Samartha de todas las religiones para designar la búsqueda religioso conlleva a una restricción importante del sentido, porque Misterio sería lo que debería incondicionalmente comprometer a los seres humanos porque trasciende a todas, según la teología pluralista, e introduce una nueva valoración no presente en las comunidades religiosas. Al defender este término tiende a minimizar la variedad de sentidos últimos que las comunidades religiosas buscan.
El punto cuarto habla de la inefabilidad de esta teoría pluralista porque detrás del Dios trino, Nirvana, Alá, esta la “Ultimidad” “realidad” o Misterio. Pero todas las religiones buscan asegurar su pretensión particularista de universalidad porque existen diferencias, pero la teoría pluralista afirma que ninguna comunidad religiosa encarna descripciones referidas a la naturaleza del Misterio y todas convergerían y apuntarían hacia el. En esto caen en un nuevo neo-modalismo pues si la religiones no saben dar funciones razonables sobre lo trascendente no tienen sentido y se acabaría el dialogo interreligioso. Así mismo se da una interpretación monista y agnóstica de doctrinas religiosas.
En el punto quinto habla de las propuestas teológicas cristianas en la línea pluralista, buscan desarrollar una teología de la religiones en la comunidad cristiana que tome en serio las diferencias religiosas de otras comunidades, que respete las pretensiones particularistas de ellas sin pasar por alto las diferencias notables entre los sentidos de vida recomendados por la comunidad cristiana. Mas que sugerir alteraciones, deberían atender a las características específicas y procurar dar cuenta de en ellas en toda su insoluble diversidad.
El texto, sacado de su contexto induce a confusión, necesitando numerosas lecturas para captar las ideas fundamentales; en ocasiones induce a error, ya que no hay una clara separación entre las tesis de las teologías pluralistas expresadas por el libro del inglés John Hick y el católico Paul Knitter en el año 1987, con el título de The Myth of Christian Uniqueness y las opiniones contrarias de este autor, como hemos indicado al principio..

Cf. DINOIA, J. A. “Teología pluralista de las religiones ¿pluralista o no pluralista” en GAVIN D´COSTA (Ed.) La unicidad cristiana reconsiderada. El mito de una teología de las religiones pluralista. Bilbao 2000.

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.