FRANCISCO EXIMENIS (o EIXIMENIS)

(1330?- 1409)

Francisco Eximenis, polígrafo, nació en Gerona hacia 1340 y murió en 1409. Tomó el hábito franciscano probablemente en el convento de San Francisco de su ciudad natal. Maestro en teología por la Universidad de Tolosa, frecuentó también las aulas de Colonia, Oxford y París. En 1383 se traslada definitivamente a Valencia donde escribe la mayor parte de sus obras. En 1408 es nombrado por Benedicto XIII patriarca de Jerusalén y, poco antes de su muerte, le encarga la administración del obispado de Elna (Rosellón).

Es, sin duda, el franciscano más influyente en la vida pública civil y religiosa del antiguo reino de Aragón en el último tercio del siglo XIV y primer decenio del XV: nombrado confesor del príncipe D. Juan, director espiritual de la reina Dña. María de Luna, asesor de Martín I y uno de los «teólogos oficiales» de los Consejos de Valencia. Debido a esta privanza se ve implicado en los principales acontecimientos políticos y religiosos de este tiempo. En 1391 interviene activamente en el apaciguamiento de rivalidades entre los distintos bandos de nobles y en la solución del conflicto de jurisdicciones entre la potestad civil y la eclesiástica en la punición de clérigos. Como comisario apostólico actúa entre Martín I y Benedicto XIII para organizar dos cruzadas contra los moros de las costas berberiscas. Por orden del rey D. Juan delibera con el Consejo de Valencia sobre la venida del papa Luna a Valencia. En el reinado de Martín I forma parte de la junta de teólogos convocada por el monarca en Zaragoza para poner fin al desastroso Cisma de Occidente, aunque sin perjuicio de Benedicto XIII. La posición de Eximenis frente al problema del Cisma no deja de ser algún tanto ambigua. En la práctica aparece del lado de la corte de Avignon, de la que recibe numerosas gracias y mercedes. No obstante, en sus primeras obras adopta una actitud de indiferencia y neutralidad e incluso en su obra De triplici statu mundi (1398) se presenta como decidido defensor de la legitimidad del papa de Roma.

Eximenis es asimismo uno de los iniciadores de la reforma franciscana en el reino de Aragón con la fundación del convento de Sancti Spiritus del Desierto (o del Monte) cerca de Sagunto. Pero quizá la comisión más honrosa es la que recibe del Consejo de Valencia en 1399, junto con otros dos licenciados, para redactar unos estatutos sobre la enseñanza pública en la ciudad. Por el parangón de sus escritos con los acuerdos tomados por los Consejos no es difícil descubrir la eficaz influencia de aquéllos en la dirección de la vida social y política del reino. En repetidas ocasiones muestran los Consejos su agradecimiento por los «grandes y muchos trabajos y servicios que sostiene y hace por la cosa pública de la ciudad».

El pensamiento de Eximenis reviste interés desde el punto de vista de la evolución de las ideas religiosas de su siglo, como místico, teólogo y por sus doctrinas ético-sociales. Escribió numerosas y valiosas obras de las más variadas materias, bien que siempre, o punto menos, de tema religioso, cuyo catálogo editaron Wadingo, su continuador Sbaralea, Fr. Juan de San Antonio, Nicolás Antonio, y, con mayor competencia, Massó y Torrens en «Anuari d’Estudis Catalans», año III (1909-10), 592-692.

Directorio Franciscano. Enciclopedia Franciscana

 

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.