VIII Domingo T. O.

Oración después de la comunión
Saciados con los dones de la salvación, invocamos, Señor, tu misericordia, para que, mediante este sacramento que nos alimenta en nuestra vida temporal, nos haga participar, en tu bondad, de la vida eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.
P. Ruiz Verdú OFM
Acabamos de comulgar y después de un breve silencio personal de acción de gracias, el ministro del altar nos invita a realizar una oración de petición dirigida a Dios Padre que nos ha alimentado con el sacramento de su Hijo. Es el sacramento de la salvación, el sacramento de la misericordia y del amor. Es el sacramento que nos fortalece para caminar sin tropiezos en nuestra peregrinación terrena hacia la vida eterna. Signo de la bondad de Dios. Es un regalo; por eso nos cobijamos en el ropaje de su misericordia, y, cubiertos por ella, nos hemos atrevido a acercarnos a su mesa.
Te cantaré himnos de acción de gracias,
porque nos amas y nos libras de todo peligro

[Mensaje recortado]  Ver todo el mensaje

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.