I Domingo de Cuaresma

Oración después de la Comunión

Después de recibir el pan del cielo, que alimenta la fe, consolida la esperanza y fortalece el amor, te rogamos, Señor, que nos hagas sentir hambre de Cristo, pan vivo y verdadero, y nos enseñes a vivir constantemente de toda palabra que sale de tu boca. Por Jesucristo, nuestro Señor.

P. Ruiz Verdú OFM

Después de recibir el pan del cielo, entra con la imaginación en tu interior y considera quién es el que ha querido hacerse por ti tan cercano; habla con él, cuéntale tus propósitos para la Cuaresma y pídele que crezca en ti la fe, para que la esperanza y el amor a Dios y al prójimo estén bien cimentados. En la oración pronunciada por el ministro del altar después de la comunión, le pedimos a Dios Padre que nos dé sentir hambre de Cristo. Cuando uno tiene hambre quiere alimento para saciarla. Dios nos da el alimento espiritual, que es su palabra. Por eso le pedimos que nos la enseñe a vivirla. Son palabras que nos dan la vida de la felicidad eterna.

La palabra de Dios

es el alimento que Jesús nos da.

¡Escúchala!

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.