SOBRE EL ESPÍRITU SANTO,
ESPÍRITU DEL HOMBRE, ESPÍRITU DE DIOS

Y. Congar

 

Dra. Pilar Sánchez Álvarez

El autor presenta una breve teología sobre el Espíritu Santo, tras hacer una breve reseña de la historia y la tradición, de las críticas en la historia. Así mismo trata al Espíritu Santo como fuente de vida. Tres ideas fundamentales:

1º Trata del la presencia del Espíritu Santo en la historia y la tradición
Parte de la historia de Israel donde se da  una afirmación constante a traves del tiempo y del espacio: Dios está presente y actúa en nuestras vidas a través de una fuerza no violenta, a la que denominamos Espíritu Santo. Presenta testimonios de esta presencia en el AT como por ejemplo en  Moisés, Ezequiel, o en los profetas. Su presencia en Jesús, en los profetas y habla de su presencia viva en los tiempos actuales.

2º La segunda  la dedica a las dificultades y  objeciones críticas al Espiritu Santo.
Habla de las dudas en la Ilustración,  de la explicación psicologíca de la acción del Espíritu Santo, de cómo Hegel se enfrenta a la idea de la Ilustración.  Dios se manifiesta en la historia y el Espíritu está presente en todo y en todas parte. Es la historia de la liberación del hombre.  Por amor a la verdad hay que profesar el ecumenismo, la libertad religiosa y el respeto a las religiones. Esta es la postura del Concilio Vaticano II.

El Espíritu Santo es la expresión  de la hondura del hombre y de su trascendencia,  el que permite la comunicación con Dios.

3º La tercera parte presenta al Espíritu Santo como fuente de vida en nosotros y en la iglesia y de la teología del Espíritu Santo
El hombre actual tiene necesidad de una interioridad, necesidad del Espíritu Santo y esta necesidad surge al buscar el hombre su identidad. El Espíritu es el que hace que nuestra interioridad sea viva y a la vez nos pone en relación con los otros. Es esa dimensión de eternidad, de relación con el Trascendente.

Un dato fundamental de fe es que existen tres personas distintas en un solo Dios verdadero. Y la iglesia no celebra las Personas por separado; sino todas las fiestan son trinitarias.

Las Personas de la Trinidad son distintas se compenetran, existen, y dicen el uno en el otro. Cada una de las Personas está en las otras, y todas están en cada una y cada una está en todas y todas están en todas y todas no hacen más que una.

El Espíritu es el consumador, y la autorevelación  y autocomunicación de Dios a su criatura , que ha sido hecha a su imagen. Se le llama El Prometido, el Don,  el que consuma todos los dones,  el que perfecciona,  el que nos hace hijos de Dios, el que nos diviniza, el que nos da la vida eterna. Cristo y el Espíritu realizan la misma obra, pero con diferentes misiones. Pero el propio Cristo la lleva a cabo porque al ser glorificado es penetrado por el Espíritu.

En este breve libro se exponen las principales ideas sobre el Espíritu santo de forma facil de comprender y con  gran asesibilidad. Su lectura invita a reflexionar sobre esta Persona oculta y desconocida, nos invita a orar e invocarlo y creo que la conclusión que el propio autor termina el libro resume en pocas palabras la grandeza de esta persona trinitaria.

Más importante que hablar del Espíritu Santo es vivir de Él, en un contexto de oración. Se implora su venida como un visitante, porque en el fondo de nuestro conrazón todos los hombres lo anhela  porque a Él se deben las inspiraciones para nuestra vida espiritual: El es la fuerza que dinamiza y llena de dones nuestra existencia y por último es el huesped que si viene entra para quedarse en nosotros  definitivamente.

Ediciones Sígueme, Salamanca 2003.

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.