V Domingo de Cuaresma

Oración después de la comunión

Te pedimos, Dios todopoderoso, que nos cuentes siempre entre los miembros de Cristo, cuyo Cuerpo y Sangre hemos recibido. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Celebrada la Eucaristía, en cuyo misterio hemos sido sumergidos como miembros que somos de Cristo, en el tiempo de silencio después de haber comulgado, pidámosle a Dios todopoderoso – a cuya omnipotencia nos acogemos –  antes de la oración que le dirigirá el presidente de la celebración en nombre de toda la asamblea litúrgica, que nos conceda afianzar más y más en nosotros nuestra unión con Cristo Jesús, sin olvidar que para su crecimiento necesitamos practicar las exigencias propias de quienes estamos unidos a Cristo Jesús por el bautismo.

“Todo lo estimo pérdida,
comparado con la excelencia
del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor”
(San Pablo a los filipenses)

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.