V domingo de Pascua

Oración después de la comunión

Asiste, Señor, a tu pueblo y haz que pasemos del antiguo pecado a la vida nueva los que hemos sido alimentados con los sacramentos del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

P. Ruiz Verdú OFM

Somos el pueblo de Dios y en comunión con los que hemos estado celebrando la Eucaristía  nos presentamos ante el Señor. Y así, sin divisiones ni separaciones, una vez que hemos recibido a Cristo Jesús, con la seguridad que nos da su presencia, le pedimos que nos asista, que nos ayude y nos favorezca. Es una oración que la debemos hacer pensando en los que, como nosotros, han recibido en el día de hoy la comunión. Estando Jesús en nosotros no valen las exclusiones. Porque entonces ponemos a Jesús en un dilema: ¿con quién se queda Jesús, contigo o con el otro?, porque él no admite ni puede aceptar las enemistades ni las separaciones. Por eso le hemos pedido que nos ayude a pasar, a abandonar definitivamente el antiguo pecado: la enemistad, la separación, pasando a la vida nueva: la del amor, el perdón y la amistad.

Dice Jesús: Os doy una mandamiento nuevo:

que os améis unos a otros

como yo os he amado.

[Mensaje recortado]  Ver todo el men

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.