XXIX Domingo T.O

Oración después de la comunión

Señor, haz que nos sea provechosa la celebración de las realidades del cielo, para que nos auxilien los bienes temporales y seamos instruidos por los eternos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

P. Ruiz Verdú OFM

Las realidades del cielo, que en la tierra debemos vivir, siempre nos son provechosas si las recibimos con espíritu de fe, con deseo sincero de que actúen en nosotros según el querer de Dios. Nos son dadas para nuestro provecho temporal y espiritual. En la comunión actúa Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, que nos va instruyendo con suavidad, sin violentarnos. Dios actúa con voz queda, lo cual nos exige estar muy atentos para apercibir sus instrucciones que vienen a nosotros en las actividades de la vida. Cosas que a veces nos parecen insignificantes, pero que nos son muy provechosas para nuestro crecimiento espiritual.

“En el fondo de tu ser coloca, antes que nada,

una fuente de energía y criterio de verdad,

todo aquello que te llene de la paz de Dios” (Teilhard de Chardin)

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.