El nacimiento de Jesús según Mateo y Lucas.
Narradores, intérpretes y evangelizadores.

Armando Noguez

El texto estudia los dos capítulos iniciales de Mateo y Lucas según la exégesis histórico crítica y la retórica social. Expone los tres aspectos fundamentales de los relatos de la infancia de Jesús: como pasajes narrativos al servicio de la vida creyente de las comunidades cristianas; como perícopas evangélicas interpretadas, lo que no significa que los relatos se salgan totalmente de la historia —baste señalar el contexto sociopolítico—; en fin, como narraciones en las que se concentra todo el Evangelio de Jesús. Se escriben entre la segunda y tercera generación cristiana, en la época subapostólica. Los relatos constituyen una buena expresión de teología narrativa: no interesa tanto la biografía para satisfacer la curiosidad de los cristianos, sino para ayudarles a proclamar la fe, que en este caso concreto sitúa al principio de la vida de Jesús los sucesos acaecidos en Jerusalén que le llevaron a morir en cruz. Por ello no hay que leer estos capítulos para satisfacer el interés histórico, sino su significado para afianzar el contenido de la fe y seguir con minuciosidad la forma literaria que los evangelistas le dan al relato. También es importante el enfoque de resistencia que entrañan: intenta subvertir la lectura de la historia que hace el poder del Imperio; por eso resalta a un niño que es rey de los judíos, hijo de campesinos marginales, que viven en un pueblo insignificante situado lejos de Jerusalén y Roma.
Después de tratar las formas literarias de estos pasajes evangélicos, la trama de los relatos, etc. el texto se centra en los pasajes de Mateo: las particularidades de José —Hijo de David, esposo de María, justo—; la función marginal de María; la oposición entre los Magos y Herodes; las peculiaridades del discipulado cristiano: marginalidad, búsqueda y descubrimiento de la voluntad de Dios, adoración, fidelidad y obediencia (81). Lucas trata de del anuncio y nacimiento de Juan Bautista y de Jesús. El Autor, como en Mateo, estudia la trama, los personajes, el espacio y tiempo, el punto de vista y la narración. Pero aquí la protagonista es María, donde colabora con el Señor para que sea engendrada por el Espíritu Santo. Es una narración muy lejana al origen de los representantes del poder social, político y económico, enraizados en las relaciones coitales de los dioses y los hombres y mujeres de los mitos griegos. Lucas escribe que el Espíritu cubre a María como la nube luminosa que era señal de la presencia liberadora de Dios en el camino que Israel hace por el desierto (cf Ex 13,22; 19,16; 24,16).
Todos los estudiosos admiten en la actualidad que no son relatos históricos o biográficos, sino testimonios de fe. La intención es teológica, que no historiográfica; son escenificaciones o representaciones imaginarias de afirmaciones pertenecientes al contenido de la fe cristiana. Con todo, hay que tener en cuenta que hay tres niveles de historicidad. Primero, que todo documento literario es histórico; en este caso refleja según la historia la mentalidad cristiana de finales del siglo I. Segundo, los relatos prueban dos tradiciones diferentes sobre la teología del origen y nacimiento de Jesús y parten de un tronco común fácilmente identificable en los aspectos comunes y coincidencias que se dan en ambos evangelistas. Tercero, transmiten hechos objetivamente históricos: matrimonio de José y María, la descendencia davídica de José, nacimiento en tiempos de Herodes, asentamiento en Nazaret, etc. Escribe el Autor: «No todo lo narrado puede ser histórico , sobre todo los detalles; por otra parte, es inaceptable que los relatos sean mera ficción. Hay que descartar interpretaciones que lo califican de simples fábulas, supersticiones, leyendas y literatura de ficción» (188).
En definitiva, Mateo y Lucas potencian la fe de sus respectivas comunidades recuperando las tradiciones sobre el origen de Jesús; además vehiculan el comportamiento de los creyentes ante el poder del Imperio y facilitan la convivencia con las comunidades judías, abanderadas en este tiempo por los escribas y fariseos. El texto tiene un evidente sentido catequético para uso y disfrute de los agentes de evangelización. Cada capítulo termina con un «Repaso» en el que se pregunta a los lectores los temas tratados que son más importantes.

Editorial Verbo Divino, Estella (Navarra) 2018, 233 pp., 16 x 24 cm.

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.