San Pablo y las mujeres

Calduch-Benages, Nuria (coord.)

El texto es el tercero dedicado a las mujeres en la Escritura (AT -2018- y NT -2019). Ahora se estudian las mujeres que se nombran en las cartas de Pablo, que comprenden las del Apóstol, las de tradición paulina y las deutero paulinas o pastorales. Y no es nada fácil vistas algunas tradiciones de tipo misógino que se reflejan en algunas cartas: sumisión de las mujeres a los varones (cfEf 5,21-23; 1 Tim 2,11), llevar el velo en los actos de culto (cf 1Cor 11,2-16) y guardar silencio en las asambleas de las primeras comunidades cristianas (cf 1Cor 14,34-35; 1Tm 2,11). Con todo, el texto prueba la importancia que muchas de ellas tuvieron en la expansión del Evangelio, en la constitución de las comunidades, ofreciendo sus casas para las reuniones, enseñanzas y celebraciones. Intervienen en la dirección de las mismas y en el compromiso de amor sin límites por los cristianos pobres o marginados.
Once exegetas tratan con precisión y brevedad –los textos no dan para escribir mucho-a las mujeres nombradas en las cartas y que, al final, resume y hace balance el profesor Romano Penna. Rom 16,1-16 cita los nombres que le han ayudado en la creación y desarrollo de la fe. Se nombran a ocho mujeres: Prisca, María, Junia, Trifena, Trifosa, Perside, Julia y Febe, hermana en la fe de Pablo y diaconisa de la comunidad de Céncreas. A ellas se pueden añadir las que no se les cita por su nombre: la madre de Rufo y la hermana de Nereo. Además se citan a Apfia (cf Fil 1-2), Evodia y Síntique (Flp 4,2). Tenemos además a Lidia (cfHech 16,14-16), Cloe (cf 1Cor 1,11) y Tecla nombrada en los Hechos de Pablo.
Especial importancia tiene Junia, la apóstol para Pablo, y según su pensamiento apóstol es el que ha tenido la experiencia del resurrección de Jesús y ha sido enviado por Cristo a evangelizar el mundo. Pablo no exige, como Lucas, que haya convivido históricamente con Jesús, como narra en la elección ce Matías (cfHech 1,12-26). Por consiguiente, Junia pertenece a las primeras generaciones cristianas, antes que Pablo, y encarcelada como él por difundir el Evangelio. Carmen Bernabé la llama “la apóstol” (27). Escribe el prof. Javier Gómez Ortín: la cita de apóstola está en el Diccionario de Autoridades (1726): “Apóstola. s. f. Enviada, Embaxadora. Esta voz es muy usada en los libros morales. Fr. L. De Granada. Memorial, part. 3, trat. 2, cap. 14. “De Samaritana la hace Evangelista y Apóstola de Samaria”. Fr. Fernando Valverde –agustino peruano-,Vid. de Christ, lib. 7, c. 3. ”Dándoles por mano de un Ángel las nuevas de su Resurrección, y constituyéndolas Apóstolas de sus Apóstoles”(cf Iglesia Hoy ¿??.) Suprimida en la edición del 2014 de la RAE, debería incluirse de nuevo.
En definitiva, el papel de las mujeres en las primeras comunidades fue muy importante. Poco a poco va desapareciendo sus funciones eclesiales conforme se jerarquiza la Iglesia, perdiéndose su dimensión fraterna, tan importante en las comunidades paulinas.

PPC, Madrid 2020, 123 pp., 12,5 x 19,5 cm.

¿Te gusta el Blog?

Comparte con tus amigos para dar a conocer Familia Franciscana.